La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha expresado este martes su confianza en que "todos recapacitemos y sepamos lo que es estar en un gobierno de nueve millones de personas, que es la esperanza para los ciudadanos" y ha insistido en que "si no es así, hablarán los andaluces". Díaz se ha pronunciado de este modo, a preguntas de los periodistas en la localidad onubense de Gibraleón, un día después de asegurar que la estabilidad que necesita el Gobierno autonómico "no existe en esos momentos" y advirtiese de que si no se logra esta estabilidad "tendrá que haber adelanto electoral". "Si estamos convencidos de que estamos viviendo un momento complicado de la vida de la gente, tenemos que poner toda nuestra energía en solucionar los problemas. Y si esto no es así hablarán los andaluces", ha reiterado Susana Díaz. UN GOBIERNO FUERTE Y SÓLIDO En esta línea, la presidenta andaluza ha dejado claro que sabe lo que quiere y "es un gobierno fuerte y sólido en un momento difícil, donde lo peor de la crisis ha pasado, pero ahora hay que combatir el paro y la desigualdad", por lo que la región, a su juicio, "necesita un gobierno que se deje la piel por los ciudadanos. Estoy comprometida con Andalucía y me da igual lo que sea bueno para IU, PP o PSOE; ése es mi compromiso y lo que voy a hacer". En este sentido, ha afirmado que "en estos momentos no hay estabilidad y en estas condiciones, si las cosas no cambian, pues evidentemente habrá que tomar una decisión y será en los próximos días". Por tanto, ha abogado por "recapacitar todos sobre lo que necesita la comunidad, que es un gobierno fuerte y sólido para gestionar ahora esa posible recuperación y que la sienta la gente". Preguntada por la falta de esa estabilidad que tan necesaria considera, la presidenta andaluza ha insistido en que existe "cuando se le ha puesto fecha de caducidad a un gobierno, cuando se le ha dicho a un gobierno que es interino, y cuando se ha dicho el día antes de aprobar el presupuesto andaluz que en cuatro o cinco meses decidirán 4.000 militantes de IU" sobre el mismo. Por tanto, asegura que "antes de que decidan 4.000 militantes de IU, PSOE o PP, decidirán nueve millones de ciudadanos". ESTO NO ES CATALUÑA Al respecto, ha enfatizado que no va a permitir que "Andalucía sea como Cataluña y que todos los días estemos en los periódicos por una pelea entre dos para ver a quién le va mejor en el ámbito electoral. Esto no va a pasar en Andalucía", que necesita, ha insistido, "un gobierno centrado en los problemas de la gente". "Yo pienso en los ciudadanos que lo están pasando muy mal y se preguntan si sus representantes tienen que estar en sus líos o tienen que estar en sus problemas", ha asegurado Díaz, no obstante, ha añadido que "la gente quiere que sus representantes estén en sus problemas y en estos momentos el Gobierno andaluz no tiene estabilidad y se le garantiza o hablarán los andaluces porque no voy a esperar cinco meses a que lo digan los dirigentes del PSOE o de IU". CONTRADICCIONES DEL PP De igual modo, ha asegurado que le llama la atención "la cascada de declaraciones en el día de hoy, fundamentalmente las descalificaciones del PP, que llevan 15 meses diciéndome que no me han elegido los andaluces y hace una semana me decían que convocara". Sin embargo, lamenta que ahora cuando ha anunciado que "antes de que este gobierno siga en una inestabilidad, le daría la voz a los ciudadanos, se han puesto nerviosos y se han puesto a temblar porque parecen que ellos sí prefieren pensar en sus intereses electorales y no en lo que necesitan los andaluces". En cuanto a la reunión convocada para esta tarde con los secretarios generales del PSOE de las ocho provincias, Díaz ha señalado que el encuentro estaba previsto hace dos semanas con motivo del cierre de proceso de listas a las municipales, aunque "evidentemente" se abordará la situación actual. No obstante, ha remarcado que cuando piensa en qué es bueno para Andalucía no le "va a importar lo que piense el PSOE sobre qué es bueno para el PSOE, ni para IU ni para el PP".