La valoración que una parte de la prensa hace de la huelga, restándole importancia y efectividad, no sorprende a los dirigentes sindicales andaluces. Para Pastrana, “la incidencia fue la que fue y no se puede ocultar. Hubo un seguimiento masivo y eso que hay que tener en cuenta que en Andalucía hay 500.000 empresas y en más de 300.000, es decir, más del 50%, no hay un solo trabajador”.

Buen momento del sindicalismo
“La pluralidad –asegura Carbonero- en la prensa ha bajado mucho. Hay un sector de ella que solo opina, no informa. Y por mucho que quieran no se puede ocultar el buen momento del sindicalismo. Así, por ejemplo, en Andalucía UGT y CCOO tienen a más de 44.000 delegados que están con los trabajadores día a día, preocupándose de sus problemas y buscándole soluciones”.

No ha tomado nota del rechazo popular
Han criticado de nuevo a un Gobierno que no ha tomado nota del rechazo popular a su reforma laboral, una reforma que, para ambos, solo está permitiendo abusos contra los trabajadores. Así, Carbonero denuncia que “hay empresas que están anulando sus convenios unilateralmente y Pastrona critica que “muchos empresarios solo quieren sustituir a sus trabajadores por otros que les cuesten menos”.

Segunda gran advertencia
Los dos también coinciden en que el “éxito” de la huelga es la segunda gran advertencia al Gobierno después del triunfo de la izquierda en las elecciones andaluzas.