La sala de exposiciones de la Diputación Provincial de Jaén alberga desde esta semana hasta final de febrero una colección inédita de dibujos del artista de Quesada, Rafael Zabaleta. La muestra forma parte de su producción artística ejecutada a lápiz y a tinta china y con una temática variada que va desde desnudos, paisajes, retratos, composiciones e, incluso, bocetos de cuadros destacados como “El niño de la liebre”. Los desnudos son apuntes que tomaba en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, mientras que los paisajes forman parte del mundo rural y los personajes son sus propios paisanos de su pueblo natal que hacen a la vez de modelos. La exposición, que se engloba en el marco del cincuenta aniversario de su fallecimiento, descubre la faceta menos conocida del pintor y en la que se desvela su capacidad y afición por el dibujo. LOS SECRETOS DEL TRAZO Durante la inauguración de la exposición, el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Jaén y consejero-presidente del Instituto de Estudios Giennenses (IEG), Pedro Galera, elogió las creaciones de Zabaleta sustentadas, en su opinión, en el valor de un trazo" que dice bastante de la personalidad del artista, del mismo modo que suministra información acerca de su trayectoria pictórica". Al hilo de ello, explicó que "desde el ejercicio disciplinar del aprendiz de artista al boceto preparatorio del cuadro, pasando por el apunte del paisaje o de los tipos humanos, variados, pero siempre cercanos, estos dibujos nos guían y señalan las distintas etapas de su obra". Para Galera, con cada uno de estos dibujos se perciben los momentos decisivos del pintor en los que va sacando a la luz sus cambios formales o sus titubeos, pero también "con firmes rasgos de seguridad": unos dibujos que evocan la riqueza y la variedad enorme de impresiones paisajistas, así como los temas que se aproximan a periodos más melancólicos de su vida o a su etapa más surrealista. Por su parte, el pintor Miguel Viribay se refirió en concreto al dibujo de Zabaleta como una base de análisis a la hora de estudiar la obra del creador y que en su caso marca diferentes estados de comportamiento estilísticos y su aproximación a las vanguardias. El alcalde de Quesada, Manuel Vallejo, aseguraba que esta muestra es "una ocasión única para admirar al Zabaleta desconocido y otra manera de adentrarnos en su obra procedente de los fondos del Museo del artista en Quesada". En este sentido, mostró su agradecimiento al Instituto de Estudios Giennenses de la Diputación Provincial por su implicación en esta iniciativa, que va a brindar al público en general conocer la faceta más desconocida de uno de los creadores más relevantes de las artes plásticas de la provincia. El regidor quesadeño ensalzó el patrimonio artístico que atesora el Museo que alberga entre sus muros más de 1.300 obras de unos de los pintores más prolíficos de su tiempo. LOS AMIGOS DEL PINTOR El presidente de la Diputación, Francisco Reyes, recordó el empeño de la institución que preside para dar a conocer la brillantez y la genialidad del pintor quesadeño, que aún no ha obtenido todo el reconocimiento que por su categoría merece, "pese a que en su momento se encontrara en el epicentro de la vanguardia española y europea". Reyes puso el acento en la correspondencia y amistad de Zabaleta con artistas e intelectuales de la talla de Picasso, Manuel Ángeles Ortiz o Eugenio D'ors, con quien mantenía una estrecha amistad tal y como indican las 69 cartas inéditas que el pintor de Quesada dirige al escritor, ensayista, periodista, filósofo y crítico de arte, nacido en Barcelona e impulsor del Novecentismo. Estas relaciones, según Reyes, manifiestan el espacio que ocupaba el pintor en el campo de las artes plásticas de este país, "una posición que desde la Diputación hemos tratado de reivindicar y difundir mediante distintas iniciativas como la construcción del Museo Zabaleta que acoge la mayor parte del legado pictórico o la colección de libros que se han editado desde el IEG sobre la vida y la obra del artista". A la figura de Zabaleta se unirá en breve el legado del poeta Miguel Hernández. Escritor y pintor van a coexistir en un mismo espacio museístico con el único afán de difundir la obra de ambos, además de potenciar el atractivo cultural y turístico del municipio y su comarca, ubicada en el mayor parque natural de España, Cazorla, Segura y Las Villas.