El fiscal superior de Andalucía, Jesús García Calderón, ha preferido no pronunciarse sobre el último auto de la juez Mercedes Alaya, que señala a siete exaltos cargos del Gobierno autonómico, incluidos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos tramitados por la Junta de Andalucía, una resolución que, según ha señalado, es "recurrible".

El TSJA se pronunciará cuando "reciba una exposición razonada"
En declaraciones a los periodistas en Granada, donde ha participado en la presentación de la Cátedra UGR-Broseta sobre 'Control del Fraude Fiscal y Prevención del Blanqueo de Capitales', el fiscal ha incidido en que la competencia para la investigacion de estos hechos, "que son gravísimos", es de la Fiscalía Anticorrupción, tal y como estableció en su día la Fiscalía General del Estado (FGE). Además, ha apuntado que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) es el que tendrá que pronunciarse cuando "reciba una exposición razonada" por parte del Ministerio Público, que podría presentar recurso a la resolución. "Será entonces cuando nos pronunciaremos", ha señalado García Calderón, quien, pese a la opinión mostrada por varios juristas acerca de lo insólito del auto, ha insistido en el que él ahora no debe pronunciarse":

"En España se escucha muy poco a los juristas"
"Yo siempre he sostenido que en España se escucha muy poco a los juristas, en especial a los penalistas, ésta ha sido una excelente oportunidad de que magnificos catedráticos de Derecho Penal y Procesal se pronuncien, pero yo no debo", ha mantenido.