El instructor del caso ERE en el Tribunal Supremo ha decidido hoy en una providencia remitir a la juez que lo lleva en Sevilla, Mercedes Alaya, un informe pericial encargado a dos catedráticos por la defensa del expresidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán.

Contraste con interventores
El informe fue presentado ante el alto tribunal por la defensa del político socialista para contrastarlo con el de los interventores del Estado. Al conocer este hecho la juez Alaya lo pidió y ahora el magistrado instructor del caso en el Supremo, Alberto Jorge Barreiro, ha decidido enviárselo “por razones obvias de auxilio judicial”.

Actuación recíproca
El juez recuerda en su escrito que la sala de admisión del Supremo ya dijo en un reciente auto que Alaya debía remitir al instructor cualquier dato que tuviera relación con los aforados, por lo que del mismo modo se debe actuar de manera recíproca con ella desde el alto tribunal.

Rechazo a una propuesta
Por otro lado, Barreiro ha rechazado una petición que le hizo la defensa de Griñán para que ordenase a Alaya abstenerse de realizar la ratificación de los informes de la Intervención General del Estado. Según los abogados del expresidente de la Junta, esa diligencia se debía hacer únicamente en el Supremo.

Alaya competente
Barreiros ha respondido que es a Alaya a quien corresponde decidir con autonomía cómo desarrollar dicha diligencia, sin perjuicio de que las partes puedan recurrir ante la Audiencia Provincial de Sevilla. Tanto Alaya como el Supremo han de realizar con competencia autónoma las instrucciones que tienen asignadas sin perjuicio de lo que se remitan los instructores de ambos procesos de auxilio judicial, ha señalado en este sentido el juez Barreiro.