La Fiscalía ha decidido no recurrir el archivo por parte del Tribunal Supremo de la investigación contra la exalcaldesa de Jerez, María José García Pelayo pese a haberse hallado “groseras irregularidades” en contratos con la trama Gürtel.

La decisión del Ministerio Público se justifica en que ha dado por buenos los argumentos del Alto Tribunal que entiende que a la alcaldesa no se le podía exigir que contrastara todo lo que se le daba a firmar.

"A pesar del carácter absolutamente irregular de aquella contratación" en la que se concedió el stand de Fitur para la trama Gürtel según publica la Cadena SER, la causa contra García Pelayo queda enterrada.

“Yo no fui”

El pasado febrero, cuando la aún diputada del PP en esta breve legislatura tuvo que acudir a declarar como investigada, aseguró que ella no fue “quien firmó los contratos” con la Gürtel, pese a que el sumario del caso recogía todo lo contrario y se le acusaba de un delito de prevaricación continuada y otro de falsedad en documento público.

Páginas del sumario del caso 'Gürtel' en el que aparece la firma de la exalcaldesa de Jerez

Acusación popular modesta

La única posibilidad de que la investigación a la exalcaldesa de Jerez sigua adelante es que el Tribunal Supremo rebaje la fianza de 3.000 a 500 euros para la acusación popular que ejerce la asociación de abogados demócratas por Europa ADADE. Este colectivo tiene intención de recurrir el archivo de la causa, pero sus escasos recursos se lo impiden si el Alto Tribunal no les concede la rebaja.

La rama Gürtel de Jerez

Pese al cierre de las acusaciones contra García Pelayo, la investigación sobre la rampa de la trama Gürtel en Jerez sigue abierta, en la que la organización se llevó más de 355.000 euros de las arcas públicas con motivo de la participación local en Fitur 2004. Tres empresas diferentes de Francisco Correa recibieron este lote de contratos del Instituto de Promoción y Desarrollo de la Ciudad (IPDC) de Jerez de la Frontera. Una de ellas, la misma a la que la Comunidad de Madrid adjudicó un homenaje a las víctimas del 11M que fue dividido en 14 facturas diferentes para forzar que el concurso público fuera cerrado.