El secretario general de UGT en Cádiz, Salvador Mera, que ha quedado esta madrugada en libertad con cargos por orden de la juez de los ERE, ha dicho a Efe que no se siente culpable en este caso, en el que "la realidad supera a la ficción" y ha señalado que al final le queda la "incomprensión".

No quiere criticar
Mera, que ofrecerá una rueda de prensa para analizar un proceso judicial que no quiere "criticar", ha precisado que tenía ganas de poder explicarse ante la juez y ha considerado "innecesaria" una detención.

Ganas de explicarse ante la juez
"Tenía ganas de explicarme ante la juez porque no me siento culpable. No entiendo lo que ha pasado", ha señalado el sindicalista, que fue el primero en quedar libres esta madrugada junto al exsecretario de Desarrollo Industrial de CCOO en Andalucía, Roberto Carmona, quienes fueron aclamados por varias decenas de sindicalistas y sus dirigentes regionales, que permanecían concentrados a la puerta de los juzgados desde primera hora de la mañana.

"No tenemos nada que ocultar ni que echarnos en cara"
"En lo personal estoy bien, mi tranquilidad ha sido absoluta", señala Mera en un comunicado en el que indica que no tiene "ningún problema" en lo jurídico, pues piensa que es "totalmente inocente, que todo lo que la organización ha facturado lo ha facturado ante los organismos del Estado, la Hacienda pública, y por tanto, no tenemos nada que ocultar ni que echarnos en cara".

Pondrá su cargo a disposición de la UGT
En cuanto al plano sindical, el secretario general de UGT Cádiz ha insistido en que pondrá su cargo "a disposición de la Comisión Ejecutiva de Cádiz, del Consejo Provincial de Cádiz y ante la UGT de Andalucía, para que ellos sean los que decidan sobre mi futuro político inmediato". En cualquier caso, afirma que seguirá trabajando para la organización, que defiende como "una herramienta válida para la defensa de los trabajadores".

"Operación Heracles II"
Mera, fue conducido a las 18,20 horas de este jueves desde los calabozos de los juzgados del Prado de Sebastián de la capital hispalense hasta el despacho de la juez que investiga el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares tramitados por la Junta de Andalucía para prestar declaración tras ser detenido el pasado martes en el marco de la segunda fase de la operación 'Heracles'.