El PSOE y el PP de Granada han rechazado hoy el boicot sufrido en la Universidad de esta ciudad por el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien no ha podido pronunciar la conferencia sobre química y política que tenía previsto impartir.

Antes de que el secretario general del PSOE fuera presentado como conferenciante, medio centenar de personas repartidas entre el público del salón de actos de la Facultad de Ciencias de Granada interrumpieron el acto con pancartas y al grito de "Rubalcaba también privatizaba", "Agua, luz, gas, derecho universal" o "También con Rubalcaba la poli te pegaba".

En un comunicado, el presidente de los socialistas granadinos, Antonio Cruz, ha lamentado la actitud de los manifestantes y ha afirmado que la libertad de expresión es "un derecho básico y reconocido en la Constitución que ampara a todos los ciudadanos".

"Impedir de la manera que se ha hecho un acto puramente académico, que reunía a asistentes en su mayoría relacionados con el mundo de la Universidad, es una muestra de falta de respeto a los derechos y libertades de cada uno", ha manifestado Cruz.

Para protestar existen canales garantizados por la legislación
El presidente del PSOE de Granada, que asistió al acto, entiende que "todo el mundo tiene derecho a manifestar sus discrepancias y su rechazo a lo que considere oportuno", pero que para ello existen "los canales pertinentes plenamente garantizados por la legislación".

Por su parte, el presidente provincial del PP, Sebastián Pérez, en un comunicado, ha considerado "absolutamente indignos del marco académico" estos hechos.

"Una democracia se hace más débil si no se respeta el derecho a expresar las opiniones
"Por justas que puedan ser las reivindicaciones de quienes se han manifestado, el impedir que un representante elegido democráticamente participe en un acto, especialmente académico, es injustificable", ha señalado Pérez, para quien "una democracia se hace más débil si no se respeta el derecho a expresar las opiniones de todo el mundo, y muy especialmente en la universidad".

"No es un problema de los políticos, sino de toda la sociedad"
El dirigente del PP ha incidido en que lo ocurrido hoy "no es un problema de los políticos, sino de toda la sociedad", que no debe aceptar, a su juicio, que "se impida el uso de la palabra a alguien por el mero hecho de que otros no están de acuerdo con él".