Lo dijo ayer el vicepresidente, aunque el propio Partido Socialisa había ido dando antes alguna pista. El vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia y Administración Local, Manuel Jiménez Barrios, ha afirmado este lunes que la petición de comisión de investigación en el Parlamento sobre el presunto fraude en las ayudas a la formación "por supuesto que no va a contar con el voto negativo del PSOE". Así se ha pronunciado Jiménez Barrios en una entrevista en la cadena Ser, recogida por Europa Press, aunque unas horas antes el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, destacaba que este caso está siendo investigado por la Justicia y que la Junta está colaborando con la misma, además de revisar el "cien por cien" los expedientes y ofrecer todas las explicaciones en el Parlamento, donde han comparecido distintos responsables del Gobierno andaluz. Cornejo también decía que su formación iba a intentar "convencer" a los grupos de que una comisión de investigación sobre este asunto "no es necesaria", aunque es obvio para todos que los grupos de la oposición ya han tomado su decisión al respecto y no se dejarán convencer. Jiménez Barrios ha considerado "innecesaria" la celebración de dicha comisión de investigación, argumentando que el Gobierno andaluz ha dado cuentas en el Parlamento en distintas ocasiones sobre este asunto, caracterizándose este Ejecutivo por su "transparencia". Si bien, ha indicado que, en el caso de que finalmente se celebre dicha comisión porque los grupos políticos "se unan", ahí estará el Ejecutivo autonómico "aportando información y colaborando estrechamente", al igual que están haciendo con la Justicia, según ha precisado el vicepresidente de la Junta. "No es una comisión necesaria pero no le tenemos temor", ha insistido Jiménez Barrios, quien ha apuntado que la ciudadanía debe saber que al PP "no le interesa conocer la verdad de este asunto, sino atacar al adversario". En su opinión, si le interesara conocer la verdad habría apoyado otras comisiones de investigación en otras comunidades, "en las que se han cerrado a cal y canto".