Los socialistas andaluces no se rinden al pesimismo. Ni siquiera al escepticismo. El portavoz del grupo parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, ha considerado este viernes que se ha producido un "avance muy importante" en las negociaciones con las fuerzas políticas con representación parlamentaria de cara a la investidura de la candidata socialista, Susana Díaz, y la formación de gobierno en Andalucía. En declaraciones a los periodistas antes de participar en la marcha por el 1 de Mayo, convocada por CCOO-A y UGT-A en Sevilla, Jiménez ha señalado que este sábado el PSOE y Podemos se reunirán con "tranquilidad y sosiego" para concretar sus posturas, en las que "hay elementos de coincidencia en cuestiones fundamentales". De esta manera, ha previsto que se acerquen las posiciones entre ambos partidos y se "despeje el camino", ya que el objetivo del PSOE-A es "llegar a acuerdos con todas las fuerzas políticas". 'SI A MI HERMANO LO DESAHUCIAN...' La confianza de Jiménez contrasta la con la reacción extremadamente fría de Podemos ante el documento que el PSOE le hizo llevar este jueves. En una entrevista anoche con la Ser, recogida por Europa Press, la líder Teresa Rodríguez consideraba que es "complicado" que el PSOE-A se comprometa a aplicar, antes de la investidura y mediante "mecanismos verificables", sus condiciones, pero que si eso ocurriera, "nos sentaríamos a hablar" y podrían "aceptarles la investidura" de Susana Díaz. En la entrevista radiofónica Rodríguez aludió a una metáfora que había utilizado el número dos de Podemos en Andalucía, Sergio Pascual, quien, en referencia a la resistencia del PSOE a romper relaciones con los bancos que desahucian a familias sin alternativa habitacional, echaba mano de esta imagen: "Si a mi hermano lo desahucia un banco, ¿no debo cancelar de inmediato mis cuentas con él?". COINCIDENCIA CON CIUDADANOS

Mientras tanto, Mario Jiménez ha confirmado que este sábado ambas formaciones se reunirán para abordar el debate de investidura e intentarán "arrancar algún compromiso más al PSOE-A", así como ha afirmado que no están cerrados al diálogo, toda vez que fue uno de los mandatos que salió de las urnas.

De igual manera, ha destacado el "grado de coincidencia" con Ciudadanos, que ha situado "por encima del 90 por ciento", de manera que ha insistido en las posibilidades de acuerdo "en cuanto nos sentemos", para lo que están "cerrando la agenda".

Por otra parte, ha criticado la actitud del PP-A, que "tiene que decidir si ser relevante o irrelevante" en la política andaluza y ha instado a "sentarse con voluntad real de diálogo y consenso". Por último, ha señalado que el PSOE-A "no está ni en bloque contra nadie ni en bloqueo contra el mandato a los ciudadanos".