La socialista Susana Díaz ha logrado un amplio triunfo en las elecciones autonómicas celebradas este domingo con 47 diputados ante el desplome de PP-A e IULV-CA, que pierden 17 y 7 escaños respecto a los comicios de 2012, y se queda a ocho parlamentarios de la mayoría absoluta --55 escaños-- por la fuerte irrupción de dos partidos nuevos en la Cámara andaluza, Podemos y Ciudadanos, con 15 y 9 escaños respectivamente. Tras su decisión de anticipar las elecciones rompiendo el pacto de gobierno con IULV-CA sin llegar a cumplir los tres años vigencia, Susana Díaz logra en su debut como candidata que el PSOE-A gane en las urnas con nueve puntos de ventaja sobre el PP-A con los mismos escaños obtenidos hace tres años por José Antonio Griñán, aunque con el peor resultado de los socialistas desde 1994, cuando se quedó en 45 escaños, y más de 150.000 votos menos que en 2012. Estos resultados, que reflejan un triunfo socialista en todas las provincias excepto Almería, donde empata en diputados con el PP-A, cuando hace tres años sólo lo hizo en Huelva, Jaén y Sevilla, dejan a Susana Díaz la posibilidad de gobernar en solitario buscando apoyos puntuales del resto de fuerzas o incluso de integrar en el Ejecutivo a Ciudadanos, lo que le daría la mayoría absoluta. DESASTRE PARA EL PP Por su parte, el PP-A se queda en 33 diputados en el debut de Juanma Moreno como candidato, muy lejos de los 50 que logró hace tres años en su único triunfo en elecciones autonómicas, y obtiene su peor resultado desde 1990, cuando apenas alcanzó 26 escaños. Sólo ha conseguido el triunfo en la provincia de Almería, aunque igualada a cinco escaños con el PSOE-A. Podemos logra representación por todas las provincias, con los mejores resultados en Cádiz, Málaga y Sevilla, donde alcanza los tres escaños. Con el 14,86 por ciento de los votos, duplica los resultados obtenidos hace menos de un año en las elecciones, cuando obtuvo un 7,11 por ciento de los votos, siendo quinta fuerza incluso superada por UPyD. Los 15 escaños logrados por Podemos en su estreno se quedan por debajo de lo que anunciaban las encuestas. De hecho, la suma de IULV-CA y Podemos se iguala al mejor resultado histórico en autonómicas de la coalición de izquierdas, los 20 parlamentarios que sacó en 1994 liderado por Luis Carlos Rejón. Ciudadanos consigue nueve escaños con dos diputados en las dos circunscripciones más numerosas, Málaga y Sevilla, y sólo se queda sin representación por Jaén. Su resultado evidencia un fulgurante ascenso en menos de un año al alcanzar el 9,25 por ciento de los votos frente al el 1,74 por ciento en las europeas de mayo de 2014. LA NOCHE MÁS AMARGA En el estreno de Antonio Maíllo, IULV-CA logra el peor resultado de su historia autonómica ante el avance de Podemos. La federación de izquierdas se queda sin diputados por las provincias de Almería, Huelva y Jaén tras su primera experiencia en un gobierno de coalición después de perder siete escaños en relación a los obtenidos por Diego Valderas hace tres años. Los de este domingo eran los primeros comicios en toda España donde se ponía en juego la hegemonía del llamado bipartidismo. PSOE y PP han alcanzado tradicionalmente el 80 por ciento de la representación del Parlamento y esta vez se han quedado en el 73 por ciento, pese al desgaste de los 'populares' y la irrupción de Podemos y C's. En votos las dos fuerzas mayoritarias suman el 62 por ciento. El Parlamento andaluz se constituirá el próximo 16 de abril. Susana Díaz podrá ser presidenta por mayoría simple porque así lo establece el Reglamento legislativo autonómico: si transcurridos dos meses desde que arrancan las votaciones y ningún candidato suma mayoría absoluta, quedará designado el más votado por mayoría simple. En este caso, la candidata socialista, que podrá ser presidenta a finales de junio. UN PARLAMENTO FRAGMENTADO Los 15 diputados logrados por Podemos y los 9 escaños alcanzados por Ciudadanos, unidos a los cinco mantenidos por IULV-CA, convierten al Parlamento andaluz de la décima legislatura más fragmentado de la historia autonómica, que contará con cinco grupos parlamentarios (se precisan cinco escaños según el Reglamento de la Cámara), algo inédito hasta ahora. Sólo en las primeras elecciones autonómicas de 1982 cinco formaciones lograron escaños, PSOE, Alianza Popular (AP), Unión de Centro Democrático (UCD), Partido Comunista de Andalucía (PCA) y Partido Socialista Andaluz (PSA), aunque este último con tres escaños no pudo constituirse en grupo parlamentario, a diferencia de lo que ocurrirá en esta ocasión. UPyD, con el 1,93 por ciento de los votos, pierde 1,42 puntos respecto a 2012 y vuelve a quedarse fuera del Parlamento andaluz. Especialmente significativo es su retroceso en relación a las europeas de mayo de 2014, cuando llegó a superar por tres centésimas a Podemos en Andalucía con el 7,14 por ciento de los votos. En similares circunstancias se encuentra el Partido Andalucista (PA), que con un apoyo de apenas el 1,53 por ciento, obtiene el peor resultado de su historia, similar a los registrados en mayo en las elecciones europeas, cuando se quedó en el 1,7 por ciento. Vox se estrena en unas autonómicas con un respaldo electoral del 0,45 por ciento, inferior al 1,21 por ciento logrado en las europeas e incluso 28.000 votos menos que el Partido Animalista contra el Maltrato Animal (Pacma).   Todos los resultados electorales del 22, aquí