El PSOE ganaría hoy las elecciones andaluzas con un 35,2 por ciento de los votos, con seis puntos de ventaja sobre el PP, que se quedaría en el 29,1, y a mucha distancia de Podemos, que parece consolidarse como tercera fuerza con un 14,9 por ciento, mientras que Izquierda Unida aguanta con apuros el temporal conservando todavía un 8,4 por ciento. Con esos resultados, Susana Díaz quedaría lejos de la mayoría absoluta que persigue. Son datos arrojados por la oleada de invierno de Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa) que realiza semestralmente el Capdea. Carmen Ortega Villodres, directora del Cadpea, y Ángel Cazorla Martín, director del Trabajo de Campo, han sido los encargados de presentar esta mañana en Granada la encuesta del prestigioso centro de investigación vinculado a la Universidad de Granada. UN APROBADO Y MUCHOS SUSPENSOS La presidenta de la Junta y candidata del PSOE-A a la reelección, Susana Díaz, es la única líder política andaluza que logra un aprobado, con un 5, y la que registra un mayor índice de conocimiento, con el 86,3 por ciento. Le siguen el líder de IU, Antonio Maíllo, con un 3,9, el candidato de UPyD Martín de la Herrán (3,8) y el presidente del PP, Juan Manuel Moreno, (3,7). En grado de conocimiento la presidenta marca distancias abismales (la conoce el 86,3 de los andaluces) con su inmediato seguidor, Juan Manuel Moreno, que obtiene un 45,6 por ciento, once puntos más que hace seis meses, y a quien sigue Maíllo con un 36 por ciento, casi diez puntos más que en el verano de 2014. Las principales fuerzas políticas retroceden de forma significativa con respecto a la oleada de verano, a excepción de Podemos, cuyo ascenso parece imparable, si bien sus resultados en Andalucía son inferiores a los que obtendría en el conjunto de España. Ciudadanos sigue con un crecimiento sostenido y obtendría el 4,6 por ciento de los votos, muy por encima del 3,1 de UPyD, que va a la baja, y del 2,4 del Partido Andalucista, que no consigue levantar la cabeza. POR QUÉ EL APOYO A PODEMOS Los encuestadores dedican un apartado a Podemos, cuyos datos directos siempre son más difíciles de interpretar para los investigadores, dado que no existe recuerdo de voto en relación a las autonómicas anteriores. El estudio revela que las dos variables decisivas en la simpatía o el apoyo que despierta Podemos son la corrupción del sistema político (68 por ciento) y la crisis económica (64,7 por ciento). Sus propuestas económicas son el principal motivo de simpatía para un 42,3 por ciento, casi a la par que el liderazgo de Pablo Iglesias, que llega al 49,4. En el caso de Ciudadanos, que es la otra fuerza que irrumpe por primera vez, la variable que más pesa en las simpatías de los andaluces por el partido que lidera Albert Rivera es el ideario político de la formación. PP Y PSOE, COMO HACE UN AÑO En la oleada del verano de 2014 el PSOE-A era la fuerza más votada con el 36,87 por ciento de los votos, pero con el PP-A pisándole los talones con un 36,17 por ciento. Seis meses después, los socialistas de Susana Díaz pierden 1,7 puntos mientras que los populares bajo el mando de Juan Manuel Moreno se dejan siete preocupantes puntos porcentuales en el camino. Izquierda Unida obtuvo entonces una proyección del 10 por ciento y Podemos emergía por primera vez en el arco parlamentario andaluz con un 6,56 por ciento y se situaba como cuarta fuerza, posición que le arrebataba a UPyD, que se iba al quinto puesto con un 5 por ciento de los votos. IU y UPYD, A LA BAJA En relación al PP y al PSOE el retrato electoral es muy parecido al que dibujaba el Egopa hace un año, cuando el PSOE-A, con un respaldo del 36,7 por ciento, aventajaba en 5,6 puntos a su principal adversario, que se quedaba en el 31,1 por ciento. En cambio, con respecto a doce meses atrás quienes más han salido perdiendo son IULV-CA, que entonces alcanzaba un apoyo del 15,5 por ciento, y UPyP, que acumulaba un loable en el 7,4 por ciento. AUTONÓMICAS Y GENERALES El estudio también refleja diferencias importantes en la intención declarada de voto –es decir, las respuestas directas de los entrevistados, sin cocina alguna– según se pregunte por las elecciones generales o por las andaluzas. En ambos casos el PSOE lidera la intención directa de voto, con un 23,1 por ciento en las autonómicas y un 20,6 en las generales. Para el PP, en cambio, es al revés: su mejor dato de intención declarada es para las generales (17,4 frente a 14,7 de andaluzas). Y lo mismo que al PP le sucede a Podemos, cuyas expectativas en Andalucía son inferiores a las que puede esperar en España: un 13,6 frente a un 17,8, mientras que la situación de IULV-CA es equiparable a la de los socialistas: su intención directa en España es de un 5,6 y en Andalucía sube al 7,4. Ciudadanos también está mejor en Andalucía (5,8) que en España (3,9). RAJOY E IGLESIAS, LOS PEOR VALORADOS Por lo demás, el PSOE sigue siendo el partido que inspira más confianza a los andaluces (24,1), seguido por el PP (18), Podemos (15,1) e IU (9,3). Ademas, los ciudadanos siguen situando al PP muy a la derecha (7,6 sobre 10) y muy a la izquierda a Podemos (1,9 sobre 10), por delante de IU (2,6). El PSOE se queda en mitad de la franja, en el centro izquierda, con tranquilizador un 4,3. Los dos únicos líderes nacionales que aprueban son Albert Rivera (5,3) y Pedro Sánchez (5). Mariano Rajoy ocupa el último lugar con una nota de 3,2, mientras que, un poco sorprendentemente, quien le sigue en la zona baja de la tabla es Pablo Iglesias, que solo obtiene un 3,7.