El PSOE ganaría hoy las elecciones andaluzas con un 35,2 por ciento de los votos, con seis puntos de ventaja sobre el PP, que se quedaría en el 29,1, y a mucha distancia de Podemos, que parece consolidarse como tercera fuerza con un 14,9 por ciento, mientras que Izquierda Unida aguanta con apuros el temporal conservando todavía un 8,4 por ciento. Las principales fuerzas políticas retroceden de forma significativa con respecto a la oleada de verano, a excepción de Podemos, cuyo ascenso parece imparable, si bien sus resultados en Andalucía son inferiores a los que obtendría en el conjunto de España. Ciudadanos sigue con un crecimiento sostenido y obtendría el 4,6 por ciento de los votos, muy por encima del 3,1 de UPyD, que va a la baja, y del 2,4 del Partido Andalucista, que no consigue levantar la cabeza. Es el adelanto de los datos en esta mañana están presentando en Granada los responsables de la encuesta de invierno realizada por CAPDEA, el centro de investigación vinculado a la Universidad de Granada. PP Y PSOE, COMO HACE UN AÑO En la oleada del verano de 2014 el PSOE-A era la fuerza más votada con el 36,87 por ciento de los votos, pero con el PP-A pisándole los talones con un 36,17 por ciento. Seis meses después, los socialistas de Susana Díaz pierden 1,7 puntos mientras que los populares bajo el mando de Juan Manuel Moreno se dejan siete preocupantes puntos porcentuales en el camino. Izquierda Unida obtuvo entonces una proyección del 10 por ciento y Podemos emergía por primera vez en el arco parlamentario andaluz con un 6,56 por ciento y se situaba como cuarta fuerza, posición que le arrebataba a UPyD, que se iba al quinto puesto con un 5 por ciento de los votos. IU y UPYD, A LA BAJA En relación al PP y al PSOE el retrato electoral es muy parecido al que dibujaba el Egopa hace un año, cuando el PSOE-A, con un respaldo del 36,7 por ciento, aventajaba en 5,6 puntos a su principal adversario, que se quedaba en el 31,1 por ciento. En cambio, con respecto a doce meses atrás quienes más han salido perdiendo son IULV-CA, que entonces alcanzaba un apoyo del 15,5 por ciento, y UPyP, que acumulaba un loable en el 7,4 por ciento.