Los socialistas andaluces ven un agravio comparativo el hecho de que el líder de los socialistas gallegos, José Ramón Besteiro, siga dirigiendo el partido en contraste con la postura adoptada por los expresidentes Chaves y Griñán. Esta decisión, respaldada o consentida por Pedro Sánchez, de dejar que Besteiro continue tras conocerse la nueva imputación de seis supuestos delitos, ha dolido sobremanera a los dirigentes andaluces que, de manera indisimulada, así lo han expresado.

Más allá del códido ético
La propia presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha sido la primera en abrir la espita y de manera tajante ha afirmado que "en Andalucía se asumen responsabilidades más allá del código ético".
La también secretaria general del PSOE-A ha manifestado, en clara alusión Chaves y Griñan, que en el PSOE andaluz se asumen "responsabilidades más allá de lo que exige el código ético". Sin nombrarlos ha aludido a los dos expresidentes que se fueron por "no hacer daño" al partido. Díaz cree además que ese es el "camino correcto y adecuado".  

Cornejo: "Por menos dieron un paso atrás"
Por su parte el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, ha ido en idéntica línea que Díaz y ha opinado sobre la continuidad de José Ramón Besteiro como líder del Partido Socialista de Galicia que "hay compañeros que con menos que esto han dado un paso atrás", en referencia a los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Inocencia de Chaves y Griñán
"Ha habido compañeros tan íntegros, tan generosos, que fueron capaces de darlo todo, incluso de retirarse de la vida pública sin que haya todavía nada que les señale como culpables de nada", ha recalcado en conferencia de prensa el número dos del PSOE andaluz. Según Cornejo, el PSOE tiene un código ético que es "de los más estrictos que hay en este país", en referencia a la exigencia de dejar un cargo cuando se abre juicio oral.

Sobre dimisión de Besteiro: "Él sabrá"
No obstante, ha recordado que ha habido "compañeros" del partido que han sido "generosos y solidarios" y que entendieron que en estos tiempos había que dar "un paso atrás". "Eran tan íntegros, tan generosos, que fueron capaces de darlo todo, incluso de retirarse de la vida pública, sin que haya todavía nada que les señale como culpables de nada", ha reiterado. Preguntado si cree que Besteiro debe entonces dar también "un paso atrás", ha respondido: "Él sabrá".