Pedro Sánchez tiene desconcertado a buena parte de su partido. Pocos saben exactamente qué pretende con su anuncio de reunirse con todos los grupos políticos, incluido el PP, para buscar a una salida a la situación de bloqueo político del país. Ayer en rueda de prensa tras la primera reunión de la Ejecutiva del PSOE andaluz, su número dos, Juan Cornejo, hacía un llamamiento a "no engañar ni distraer a la gente”, pues aunque "hay una buena voluntad en la búsqueda de la suma de tres partidos que aritméticamente resuelve la situación, políticamente es inviable por el veto cruzado entre Podemos y Ciudadanos (C's), que imposibilita cualquier acuerdo". Y añadió: "No distraigamos ni llevemos a pensar a los ciudadanos que estamos en un camino que pueda dar frutos cuando es inviable, no cansemos a la gente. No puede haber una suma que permita llegar a la investidura con los números necesarios". Cornejo también recordó que el PSOE-A "no está en la abstención", aunque sí entiende que es preciso abrir una etapa de reflexión en el partido: “Vamos a dejarnos de historias, tiene que haber reflexión, análisis y pensar que unas terceras elecciones no es bueno para el país, para el sistema, ni para la credibilidad de España". ¿Pero cuándo debe convocarse el Comité Federal que debe decidir al respecto? "Cuando corresponda y la dirección lo entienda oportuno, seamos rigurosos y tomemos posiciones conforme a los acontecimientos", Lo que no explicó quien es la mano derecha de Susana Díaz en el partido es cómo logrará el PSOE evitar unas terceras elecciones y, al istmo tiempo, no dar su brazo a torcer con Mariano Rajoy. Sí dijo, no obstante, lo siguiente: "Si los partidos no son conscientes de que si uno no tiene mayoría debe dejar gobernar al que más mayoría tenga, esto debe articularse mediante mecanismos electorales". En relación al PP, Cornejo estuvo muy duro: "Son unos soberbios, no merecen estar gobernando en este país, no solo por el daño que han hecho en estos cuatro años, sino también porque a pesar de estar en minoría son unos arrogantes, y el mismo día de la investidura propone al exministro Soria para el Banco Mundial porque dice que es un puesto de funcionario. ¿Cómo pueden hablar de política de estado? Si con una mano firman un pacto anticorrupción y con la otra estaban proponiendo a Soria".