El vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, ha asegurado que los socialistas “trabajamos en unos Presupuestos para 2014 que marquen diferencias” y se ha mostrado convencido de que la comunidad “será capaz de sacar adelante” una cuentas autonómicas para el próximo ejercicio “realistas” y volcadas en la recuperación económica y del empleo y en la defensa de las familias y de Andalucía ante los ataques que recibe cada día del Ejecutivo del Partido Popular. De hecho, ha advertido de que “el principal defraudador fiscal en Andalucía se llama Mariano Rajoy” y “quien no cumple con sus obligaciones de ingresos en la comunidad es el Gobierno de España”.

Unos presupuestos "austeros" y "reivindicativos"
Tras mantener un encuentro con el presidente de Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE), Juan Moreno, para analizar el proyecto legislativo autonómico para garantizar la función social de la vivienda, Mario Jiménez, se ha referido a la elaboración del Presupuesto de la Junta para 2014 indicando que serán “austeros” debido a la crisis y “reivindicativos” para reclamar al Estado la financiación autonómica, el nivel de endeudamiento y las inversiones públicas que corresponden a Andalucía. “Ese dinero no es de Rajoy, es de los andaluces y trabajamos para que llegue a nuestra tierra cada céntimo de euro para luchar contra el paro, la crisis, las desigualdades, la corrupción y todas las cuestiones que reivindican ante el Gobierno andaluz”, ha recalcado. Según el dirigente regional socialista, “será una tarea difícil, pero estamos seguros de que saldremos airosos y los andaluces y andaluces tendrán buen Presupuesto en 2014”.

"Quien no cumpla sus obligaciones que lo haga"
Jiménez ha señalado que “debemos ser muy cuidadosos en política fiscal para no desincentivar la inversión ni impedir que las empresas generen riqueza y empleo”, insistiendo en que “tienen que cumplir sus obligaciones con Andalucía quienes no lo hacen, y la ciudadanía y las empresas sí lo están haciendo, aunque hay que mejorar la progresividad fiscal y su reparto” y la lucha contra el fraude fiscal. En este sentido, ha asegurado que “vamos a dialogar con todos para que quien no cumpla sus obligaciones lo haga, y no hay que distraer la atención de quien no lo hace, que es el Gobierno de España”.

Más protección frente a los desahucios en la comunidad
Respecto a la futura norma andaluza de Garantías de la Función Social de la Vivienda analizada con el presidente de UCE-UCA, el vicesecretario general del PSOE andaluz ha destacado que “es una ley avanzada y única en España, que demuestra que se puede legislar con mirada ciudadana, defendiendo y armando a la ciudadanía frente a los abusos de los poderosos, pensando en las familias y demostrando no sólo que se puede, sino que se debe”.

"Transparencia entre la ciudadanía y las entidades financieras"
Mario Jiménez ha explicado que los socialistas andaluces asumen los planteamientos del colectivo de consumidores y usuarios con el objetivo de que, a través de enmiendas a la ley antidesahucios o de regulaciones posteriores, la protección al consumidor que garantiza la nueva normativa andaluza “pueda abrirse al resto de servicios financieros”, desde la contratación de tarjetas de crédito hasta la adquisición de preferentes o de cualquier préstamo. “Nos interesa otorgar transparencia a las relaciones contractuales entre la ciudadanía y las entidades financieras”, ha recalcado, subrayando que “nos gustaría recibir el compromiso de los bancos que operan en la comunidad” en forma de contratos de confianza ante los organismos e instituciones de participación de consumo de Andalucía.

Los 'populares' una vez más "se ponen al lado de los poderosos y no de la ciudadanía"
Ha lamentado que el PP haya adelantado su voto en contra de la ley andaluza de protección del usuario bancario y un posible recurso del Gobierno de Rajoy, que prueba que los 'populares' “se ponen al lado de los poderosos y no de la ciudadanía”, como sí hace el Ejecutivo de Susana Díaz. Ha resaltado que la oposición identifica “las verdaderas razones de su política” y su “perfil insolidario, antisocial y desvergonzado”, aunque se mostró convencido de que, al final, el PP perderá ante el Tribunal Constitucional, porque se trata de “una ley perfectamente fundamentada y constitucional”, y ante los ciudadanos, porque “ven su cara de abogados defensores de las entidades financieras”.

Contra el ‘medicamentazo’ hospitalario
En esta línea, el vicesecretario general del PSOE andaluz ha censurado que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, “alguien que ofende al Parlamento porque está todavía allí tras no darse cuenta de que apareció un Jaguar en su garaje o gastarse en confeti lo que las personas dependientes reciben cada mes”, pretenda responsabilizar a la Junta de las dificultades en el desarrollo de la Ley de Dependencia y volviera a “mentir” en la sesión de control al Gobierno “ocultando que los enfermos con atención hospitalaria tendrán que pagar sus medicamentos”. Mario Jiménez ha denunciado que el Ejecutivo de Rajoy da “un paso más” en el copago farmacéutico en la asistencia sanitaria básica que ha impuesto, y ahora los pacientes graves y crónicos tendrán que abonar una parte de su tratamiento, “como si fuera voluntario para ellos ir al hospital a medicarse”. “Para el PP son un lujo que España no puede permitirse los medicamentos para enfermedades graves o crónicas, pero dar 100.000 millones para la banca no lo es”, ha lamentado.

Pelearán "con uñas y dientes"
Ha alertado de que esta medida avanza en la “precarización de la sanidad” emprendida por la derecha y a la que Andalucía se opone de manera radical. “No sé si habrá margen legal para combatir esto, porque tenemos sensación de que se planteará como legislación básica y habrá que aplicarla, pero estamos convencidos de que Junta estudiará todas las posibilidades para impedir este asalto a ciudadanos”, ha garantizado. Por su parte, el PSOE y federal pelearán “con uñas y dientes” para que el ‘medicamentazo’ hospitalario no se aplique. “Me comprometo en nombre del partido a que, cuando haya un Gobierno socialista en España, esto cambiará en beneficio de la ciudadanía porque no es justo ni razonable y significa jugar con la salud de personas enfermas graves y crónicas”.