Así lo ha anunciado este jueves Ángel González, candidato del PP al Congreso de los Diputados, en una rueda de prensa, en la que ha exigido a los dirigentes del PSOE que se retracten de las acusaciones lanzadas contra el Partido Popular tras el recurso presentado ante la Junta Electoral Provincial y la suspensión del encuentro con militantes y simpatizantes que Pérez Rubalcaba tenía previsto en Antequera.

No habían pactado con el dueño del local
Además, ha considerado "muy grave" que desde el partido socialista "se acuse al PP de amedrentar y amenazar al dueño del local donde pretendieron realizar el mitin", ante lo que ha añadido que, según éste último, "en ningún momento se había pactado con él la utilización de las instalaciones y no tuvo conocimiento de las intenciones del PSOE hasta que se le solicitó una manguera de luz para enchufar la megafonía". "Es el puro reflejo de que no tienen respeto por la personas ni por la propiedad privada", ha denunciado.

Falta de capacidad
El dirigente 'popular' ha criticado al PSOE por "intentar achacar al PP su fracaso de movilización e intentar tapar su falta de capacidad para hacer mínimamente bien las cosas", opinando que se trata de "una pataleta de los socialistas porque Rubalcaba dio ayer plantón a la presidenta del PSOE de Andalucía y a los antequeranos".

Protesta popular
Como narró ayer ELPLURAL.COM, a los populares andaluces le sentó muy mal que Rubalcaba eligiera Antequera como sede de un acto previo al de la capital y solicitaron a la Junta Electoral su prohibición. Ésta, incompresiblemente le dio la razón a la derecha aduciendo que la plaza elegida no había sido puesta a disposición de los partidos para actos electorales. Sin embargo -de ahí la incomprensión del veto- “ayer el PP celebró también en Antequera un acto del candidato número 5 en Málaga en un edificio público sin ningún tipo de autorización, algo mucho más grave”, según fuentes socialistas.

“Intento fascista de cortar la palabra”
El ex alcalde de Antequera y actual consejero de Cultura de la Junta, Paulino Plata, afirmó ante la prohibición que suponía “un intento fascista de volver a otros tiempos, de cortarnos la palabra, de no dejar que podamos reunirnos los socialistas en un espacio privado” y como “un atentado a la democracia que llega porque son muy talibanes y muy extremistas”. Ya en Málaga, ha sido el propio Rubalcaba quien se ha referido al hecho afirmando, dirigiéndose a Eduardo Madina, que “la última vez que le prohibieron hablar en público aún no había nacido Edu”

"Muchas las pegas para tan solo una visita, un saludo"
Por su parte, Rosa Torres ha afirmado hoy que es "una tristeza tremenda que un pueblo como Antequera tenga que sentir otra vez la vergüenza de que la derecha boicotea un acto del PSOE". En esta misma línea se expresó el secretario general de los socialistas de Antequera, quien aseguró que habían sido "muchas las pegas puestas para poder realizar no sólo un acto público, sino incluso una visita y un saludo a los simpatizantes que estaban esperando".

Persecución de los actos
Por su parte, Paulino Plata, cree que "el PP está haciendo una persecución de los actos que programan los socialistas". De hecho, lamentó que "hubiera gente del Partido Popular haciendo fotos y tratando de grabar lo que aquí ocurre para tratar de intimidar". "Esto es persecución y esto es lo que nos puede venir como gane el PP", alertó.