Los 'populares' andaluces están librando una encendida batalla contra el veto impuesto por el Parlamento andaluz a que los regidores puedan ser diputados autonómicos. Arenas ha llenado de alcaldes -más de una decena, cinco de ellos encabezan las candidaturas- las listas para las elecciones del 25 de marzo, en un claro desafío a la ley. Confía en que el Gobierno de Mariano Rajoy recurra al Constitucional esta norma y paralice el veto. El partido de Arenas también defiende que un regidor sea diputado en las Cortes o senador -el PSOE también coloca ahí a sus munícipes-. Tras las generales de noviembre, dos alcaldes andaluces se sientan en la Cámara Baja: Teófila Martínez, regidora de Cádiz, y Ricardo Tarno, de Mairena del Aljarafe (Sevilla), tal como publica El Correo de Andalucía en su edición digital.

Así reza la ponencia
La ponencia de Estatutos reza lo siguiente: "La condición de Diputado al Congreso o al Parlamento Europeo es incompatible con el desempeño de cargos de Presidente o Secretario General Insular, Provincial o Autonómico del Partido y con los de Alcalde, Presidente de Diputación Provincial, Consell o Cabildo Insular". El documento, elaborado por Alberto Fabra, Ignacio Diego y Alicia Sánchez Camacho, dice que será el Comité Ejecutivo Nacional el que "velará por la aplicación del Régimen de Incompatibilidades" y el que podrá autorizar "excepciones que, en supuestos extraordinarios, puedan demandar los intereses generales del partido".

Justificar presencias
A esas excepciones se agarra el PP-A para justificar la presencia de Tarno y Martínez en el Congreso. Fuentes del partido restan importancia a este punto de la ponencia porque la incompatibilidad de cargos "ya está en los estatutos" del PP. "No es nuevo", añaden. Los populares andaluces critican que el PSOE se "salte" su propia norma y haya incluido a los alcaldes de Segura de la Sierra y Espeluy (Jaén), Jaciento Viedma y Pedro Bruno, respectivamente, en las listas del 25-M.

Matrimonio homosexual
Además de los estatutos del partido, los populares debatirán otras cuatro ponencias en el congreso de Sevilla. Al final, una enmienda negociada in extremis evitará que se discuta sobre el matrimonio homosexual. El PP fijará su postura cuando se pronuncie el Tribunal Constitucional. De lo que sí se hablará es de si esta formación política está inspirada en el "humanismo cristiano" o en el "humanismo de tradición europea". Hasta ahora impera la primera definición, pero la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha presentado una enmienda a una de las ponencias para eliminar esta referencia. Arenas, que también es vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, se mostró convencido ayer de que "la mayoría" del partido se encuentra "cómoda" con la referencia al cristianismo. En una entrevista en el canal 24 horas, en TVE, el dirigente andaluz manifestó que no se puede olvidar que el PP "tiene mucho que ver con la confluencia de personas que procedían del liberalismo y la democracia cristiana".

“Arenas va siempre a contracorriente"
Por su parte, Susana Díaz ha reclamado que este fin de semana “no tengamos de nuevo ataques en Andalucía” en el Congreso Nacional que los populares celebran en Sevilla y en el que “el PP pretende enmendar la plana a Javier Arenas”, porque tiene previsto “hacer incompatibles los cargos de alcalde y diputado nacional” a pesar de que su líder regional “ha trufado las listas de alcaldes y alcaldesas del conjunto del territorio andaluz”. “Arenas va siempre a contracorriente, no sólo en Andalucía sino también dentro su propio partido”, ha subrayado, apuntando también que “incluso hemos tenido conocimiento a través de los medios de comunicación de que el PP pretendía forzar la incompatibilidad de cargos y eso habría puesto en un brete al presidente de los populares andaluces”.