El Parlamento andaluz ha negado este miércoles que se haya producido "manipulación" de actas de la Mesa de la Cámara y ha apuntado que los grupos pueden proponer rectificaciones a las mismas. Según el artículo 71.2 del Reglamento, "en el caso de que no se produzca reclamación sobre su contenido [de las actas] antes del comienzo de la siguiente sesión, se entenderán aprobadas y en caso contrario, se someterá a la decisión del órgano correspondiente en su siguiente sesión". Esas reclamaciones no han tenido lugar en este caso. El líder del PP, Juan Manuel Moreno, había criticado este miércoles que "no se está atendiendo al rigor de lo que dicen las actas" de las reuniones de la Mesa del Parlamento, algo "intolerable". "Que al final tengamos que llegar a la petición de que se graben los debates en la Mesa del Parlamento es un hecho inédito en la Cámara, y es por la enorme desconfianza que nos está despertando la actitud del presidente de la Mesa", ha aseverado Moreno después de que el PP-A haya denunciado este miércoles que las actas de dicho órgano celebrada el pasado día 30 de septiembre no recogen la votación de la tramitación de las proposiciones de ley del PP-A y Podemos sobre eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones, y de cuentas abiertas, respectivamente. Según Moreno, se ha practicado una "manipulación" si "ha habido una discusión y esa discusión ha sido modificada en las actas", y en todo caso constituye "una falta de ética, de neutralidad institucional y una falta democrática", y desde el PP-A estudiarán "si hay también algún tipo de ilegalidad". "Si lo hubiera, lo estudiaríamos jurídicamente y tomaríamos las iniciativas judiciales que considerásemos oportunas", ha anunciado. Sin embargo, en manifestaciones a Europa Press, fuentes parlamentarias desmienten esas acusaciones del PP. Según esas fuentes, el artículo 71.2 del Reglamento establece que "las actas, supervisadas y autorizadas por los secretarios, o por los vicepresidentes en caso de inasistencia a la sesión de comisión respectiva de aquéllos, y con el visto bueno del presidente quedarán a disposición de los diputados en la Secretaría General del Parlamento". En este sentido, según la fuentes parlamentarias, de acuerdo con lo establecido en el Reglamento, "aunque los diputados pueden examinar las actas provisionales y proponer rectificaciones, es finalmente la Mesa el órgano competente para decidir si procede o no incluir posibles reclamaciones".