En una decisión que se esperaba debido al talante del PP malagueño, la Diputación provincial ha decidido eliminar la figura del Defensor del Ciudadano emulando el ejemplo de Dolores de Cospedal en Castilla la Mancha, ejemplo a seguir desde hace tiempo por los populares malagueños. Es curioso que este departamento de gran prestigio y eficacia en la defensa de los ciudadanos y que nació por unanimidad de todos los grupos, haya sido eliminada ahora por una decisión unilateral del equipo de gobierno popular por una institución que como la Diputación de Málaga, gasta gran parte de su presupuesto en asesores taurinos, oficinas de alcaldes y agencias para vender pisos en el extranjero que luego no vende.

Referente en la provincia
La figura del Defensor del Ciudadano de la Diputación será historia. Creada en 2005 por unanimidad de los grupos -PSOE, IU y PP- ha sido un referente provincial en la denuncia de situaciones de injusticia social -como los desahucios o los 'asustaviejas'. Tras más de 30.000 actuaciones documentadas en sus informes anuales ante el Pleno, el presidente de la Diputación y también del PP, Elías Bendodo, le echa el cierre.

"Lo advertimos con la llegada de Bendodo"
El portavoz socialista en la Diputación de Málaga, Francisco Conejo, ha exigido la comparecencia del presidente de la institución ante el pleno, que elige esta figura política y ante el cual ha respondido durante estos ochos el primero y único Defensor del Ciudadano, Francisco Gutiérrez. "Lo advertimos con la llegada de Bendodo a la presidencia y los cambios.

Se ejecuta su eliminación cuando más necesaria es
Segú Conejo a Bendodo le incomoda el control autónomo e independiente de la gestión de los poderes públicos, y que se traten asuntos incómodos para el PP como la especulación inmobiliaria o la indignación social contra los desahucios. No hay más razón que esa para eliminar la figura como tal. Nunca hemos entendido la fijación del PP con esta figura, que apoyó en 2005 y en la reelección de 2009. Pero menos aún que ejecute su eliminación cuando más necesaria es la transparencia y la participación ciudadana en el seguimiento y la rendición de cuentas de los representantes y poderes públicos", ha argumentado Conejo, quien recuerda que en los presupuestos de 2013 no existía partida concreta para la oficina, que había sido integrada en un área de atención ciudadana. Este mes de febrero expiraba el mandato de cuatro años del actual Defensor.

Bendodo , aprendiz de Cospedal
En la Diputación de Málaga tenemos oficina de atención a los alcaldes, pero "suprimen la figura del Defensor del Ciudadano, con autonomía para responder y tramitar las quejas de la ciudadanía. Bendodo es un gran aprendiz de Cospedal, que también eliminó esta institución en la comunidad manchega", ha argumentado.

Espiral de decisiones sin rumbo y sin sentido
Para los socialistas, "la Diputación de Málaga ha entrado en una espiral de decisiones sin rumbo, sin sentido, profundamente antidemocráticas, injustificadas, incomprensibles, sin rigor e inaceptables".