El PP ha decidido jugar fuerte y quiere a toda costa que cualquier futura comisión de investigación en el Parlamento andaluz salpique políticamente a la presidenta Susana Díaz. Pedirá que Díaz y sus antecesores en el cargo José Antonio Griñán y Manuel Chaves comparezcan en la comisión de investigación que se celebrará en el Parlamento andaluz al contar con el apoyo de la mayoría de la Cámara, concretamente el de todas las fuerzas de la oposición (PP-A, Podemos, Ciudadanos e IULV-CA). La réplica socialista llegaba unas horas después de difundirse las intenciones del líder del PP andaluz. El secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo, indicaba este domingo que es posible que "el presidente del PP-A, Juanma Moreno, acabe declarando por la Gürtel en el Parlamento de Andalucía, para explicar todo lo que pueda conocer de las ramificaciones de esta trama en nuestra comunidad autónoma". Según aseguraba el PSOE-A en una nota, para el dirigente socialista "cada día es más necesaria la creación de una comisión de investigación para conocer las implicaciones de la red Gürtel e incluso de la Púnica en Andalucía". Y remachaba: "Hay que saber si Moreno Bonilla tiene algo que aportar sobre la posible utilización de dinero público en esos casos en el entorno del PP andaluz como ya alertaba un informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía, que apuntaba en su momento sobre los gastos electorales del PP y su vinculación con empresas que después han aparecido en la Gürtel". Mientras, el presidente del PP-A, Juanma Moreno, en una entrevista con Europa Press, aseguraba que en una comisión de investigación "tienen que aparecer los verdaderos protagonistas, los que tienen capacidad de influencia y decisión, y la responsabilidad política". "No sólo deben acudir directores generales o consejeros, sino también los presidentes de la Junta que son quienes han asumido la mayor responsabilidad dentro de la administración andaluza durante un determinado periodo", decía el líder del PP-A. En su opinión, sin la participación de Díaz, Griñán y Chaves sería "muy difícil entender el engranaje, las motivaciones y el objetivo, así como también poder conocer cosas que, a día de hoy, no sabemos como el nivel de conocimiento que han tenido como jefes del Ejecutivo autonómico, si han sido o no capaces de pararlo a tiempo, o qué medidas o filtros han puesto para evitar que haya irregularidades". También ha destacado Moreno que las nuevas formaciones en el Parlamento, --Podemos y Ciudadanos--, tienen una "oportunidad de oro" con esta comisión para demostrar si de verdad están dispuestos a luchar contra la corrupción, a que se conozca la verdad de lo sucedido y a que se depuren responsabilidades políticas. ¿Perseguiría el PP en esa comisión extraer conclusiones que perjudicaran al PSOE? En absoluto, segura Moreno, las conclusiones que salgan de la comisión "no son para dañar a ningún partido político, sino que se trata de saber la verdad y de evitar que vuelva a suceder, gobierne quien gobierne". LA RÉPLICA DEL PSOE El dirigente socialista Juan Cornejo rechaza de plano "los planteamientos del PP-A en torno a los fondos de formación” porque “carentes de todo fundamento y sólo persiguen generar daño y perjudicar la imagen de Andalucía". "Moreno Bonilla busca hacer ruido, dar espectáculo, pero sabe perfectamente que los hechos que se están analizando son anteriores al actual gobierno", ha concluido. Cornejo ha insistido en que "ante la incapacidad y la falta de liderazgo en la organización, la mentira y el juego sucio son las únicas armas del PP andaluz". "Moreno Bonilla es consciente de que el Gobierno andaluz ha actuado con total transparencia, ha dado la cara y ha reforzado los controles para que este tipo de situaciones no vuelvan a producirse", ha subrayado.