El PP lleva tiempo fijándose en Andalucía y su líder, Mariano Rajoy, de la mano del presidente del PP-A, Javier Arenas, no hay mes que no baje a alguna provincia. La estrategia no es nueva. Se inició en septiembre del 2009 en aquel histórico mitin en Dos Hermanas (Sevilla) que a Arenas le gusta rememorar como el inició del "espíritu del cambio". Lograron llenar el polideportivo de un bastión socialista en el que el PSOE de Zapatero tuvo grandes tardes de gloria.

Los socialistas tienen más alcaldes
Y lo cierto es que en las pasadas municipales recogieron sus frutos, cuando el PP ganó por primera vez al PSOE unas elecciones en Andalucía en número de votos, aunque los socialistas aún tienen más alcaldes, entre ellos el de Dos Hermanas, Francisco Toscano, un feudo que los populares no lograron arrebatar al PSOE como sí ocurrió en Alcalá de los Gazules, Jerez, Ronda o Estepona.

Huelva y Cádiz se mantienen
Según sus sondeos, los socialistas podrían perder entre 7 y 8 escaños en la comunidad, mientras que el PP espera lograr al menos un escaño más en cada una de los ochos provincias andaluzas, salvo en los casos de Huelva y Cádiz. Esta última provincia pierde por población un escaño que irá a Madrid. Por ello, el resultado más probable es que socialistas y populares empaten a dos escaños. En las generales del 2008 el resultado fue de 3 a 2, favorable para el PSOE. Los datos de que dispone el PP apuntan a que el PSOE podría perder dos escaños en Sevilla, pero podría ocurrir que no todos fueran al PP, ya que hay posibilidades de que uno de ellos se lo lleve IU.

Otras comunidades claves
Junto a Andalucía, los populares también confían su mayoría absoluta a un fuerte crecimiento en Cataluña y Aragón. Además aspiran a aumentar la representación en Canarias, Baleares, Castilla La Mancha, Castilla y León y Galicia y creen que perderán algún escaño en Asturias, donde su excompañero Francisco Alvarez Cascos ya les arrebató la comunidad y puede arañarles algún diputado.

Convención en Málaga
Si en las municipales Rajoy abrió la campaña electoral en Sevilla y casi la cerró en Córdoba, además de visitar Cádiz y Málaga -Zapatero solo tuvo uno de los dos actos previstos-, se espera que ante el 20-N también se prodigue por el sur. De hecho, del 6 al 8 de octubre, el partido celebrará en Málaga la Convención nacional preparatoria del programa electoral, similar a la Conferencia Política que el PSOE ha celebrado este fin de semana en Madrid.

Rubalcaba también se volcará en Andalucía
La sintonía con Arenas, que es vicesecretario general de Política Autonómica y Local en la Ejecutiva nacional, es total. Y tras el 20-N vienen, previsiblemente en la segunda quincena de marzo, los comicios autonómicos en Andalucía, una de las pocas comunidades que desde mayo quedan en manos del PSOE y donde por primera vez el PP tiene opciones de un vuelco que sería histórico tras 30 años de gobierno socialista. No obstante, el PSOE también es consciente de que Andalucía es clave para mantener el Gobierno y su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, que en el 2008 concurrió por Cádiz, la tiene marcada en rojo en su hoja de ruta.