Hasta ahora habían sido combates duros, pero sin golpes al hígado y, en todo caso, sin llegar a enzarzarse en el cuerpo a cuerpo, que suele dar como resultado combates poco vistosos y no del todo limpios. La dureza de los pronunciamientos de ayer hechos por Podemos y el PSOE recordaba los agrios enfrentamientos de los años 90 entre el PSOE e Izquierda Unida: también entonces el PSOE pasaba por un momento comprometido y la federación dirigida por Julio Anguita acariciaba, como ahora le ocurre a Podemos, el sueño de suplantarlo como referencia hegemónica de la izquierda. El motivo del enfrentamiento dialéctico es el bloqueo en el Parlamento de la iniciativa legislativa de Cuentas Abiertas promovida por Podemos. La secretaria general de Podemos en Andalucía y portavoz parlamentaria, Teresa Rodríguez, cree que el PSOE-A no permite que llegue al Pleno la Ley de Cuentas Abiertas de su formación porque "el Gobierno no quiere correr el riego de quedarse en minoría", aunque, agregaba, "esperemos que no sea porque esta Ley plantea acabar con ningún chiringuito de financiación de ningún tipo relacionada con los vasos comunicantes entre gobierno, empresas y partidos". CIEN AÑOS EN CIEN DÍAS El portavoz socialista Mario Jiménez replicaba sin morderse la lengua. En su opinión Podemos "ha envejecido cien años en cien días", con "planteamientos y posturas radicales e improductivas". Un partido, en fin, que "no ha aportado nada a esta comunidad". Y por si hubiera quedado alguna duda, Jiménez remataba su faena sobre el ring aconsejando a la líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, que "aprenda a aceptar los pronunciamientos democráticos de los órganos de esta Cámara". Rodríguez, por su lado, volvió a cuestionar la neutralidad del presidente de la Cámara, Juan Pablo Durán, que también es secretario general del PSOE en Córdoba, por lo que le exigía, como hiciera semanas atrás, que debe ser "o presidente del Parlamento o secretario general en Córdoba". La líder gaditana piensa que la oposición en Andalucía tiene "castrada" la función legislativa, y que este "bloqueo" de la Mesa demuestra que Susana Díaz "es incapaz de ser consciente de que se encuentra en minoría en la Cámara andaluza, que no tiene mayoría suficiente para gobernar y legislar sola". En su opinión, la "paralización" del Parlamento se produce "sin ningún tipo de justificación ni de base legal en la Mesa de las propuestas de la oposición". PSOE ANDALUZ IGUAL A PP DE VALENCIA Pero Teresa Rodríguez no solo tuvo palabras duras, también exhibió una batería de siete sentencias del Tribunal Constitucional a favor de Compromís y contra el exgobierno del PP de Valencia por tener "exactamente la misma actitud que la que está teniendo el PSOE en Andalucía, paralizar en la Mesa iniciativas legislativas de los grupos de la oposición", lo que, añadía, "atenta directamente contra derechos fundamentales, no solo de los diputados, sino también de los ciudadanos a los que representamos". Podemos lo tiene claro en ese sentido: "Los diputados legislan y el Gobierno hace el presupuesto en función de esas leyes". Y se pregunta: "Si el Gobierno tiene la iniciativa de los presupuestos y no puede haber ninguna ley que contradiga los planes exactos del Gobierno, ¿para qué está el Parlamento?". 'PROPUESTAS ESTRMBÓTICAS' Por su parte, en declaraciones a los periodistas en el Parlamento andaluz, el portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, tampoco se quedó manco. Para empezar, dijo que la oposición ha pasado "sin pena ni gloria" los primeros cien días de gobierno en los que "no ha encontrado su sitio" y ha mantenido "una actitud servil a los intereses del PP, que ha tenido la habilidad de arrastrar a debates absolutamente improductivos a partidos que se sitúan en la antípoda de sus ideas, como Podemos". Para Jiménez, la oposición ha presentado propuestas "estrambóticas e iniciativas sin respaldo reglamentario, con escasez de creatividad de propuestas". El portavoz parlamentario lanzaba este golpe donde más le duele a Podemos: "Existe plena coincidencia entre las estrategias y propuestas de Podemos y el PP-A". Y añadía, hurgando en la herida: "Podemos en Andalucía se ha convertido en la facción más radical de ese partido en España y, como los partidos de ultraizquierda terminan encontrándose con la derecha y en Andalucía la derecha que tenemos es especialmente dura y radical, llama la atención cómo ambos viven un idilio en Andalucía". LAS FORMAS Y EL FONDO Sobre alusión de Podemos a ‘chiringuitos financieros’ por el veto socialista a su iniciativa de Ley de Cuentas Abiertas, Mario Jiménez reclamó a Rodríguez que retirara sus declaraciones, hechas para "para ocultar que lo que proponen no tiene sentido, y para intentar ocultar que no aceptan el pronunciamiento de los órganos de la Cámara". No obstante, el portavoz socialista no llegó a ofrecer argumentos particularmente creíbles para defenderse de las críticas de fondo de Podemos y las sentencias del Constitucional esgrimidas por la formación morada. Jiménez se limitó a defender la postura adoptada por la Mesa sobre las iniciativas de la oposición, recordando que lo que se decide es en función de la posición que tienen los grupos en ese órgano. "Es una cuestión de procedimiento, pero todas las decisiones dentro de la Cámara se toman por votación democrática y conforme al reglamento en los órganos de la Cámara", zanjaba Jiménez sin entrar en el fondo del asunto.