Habrá investigación parlamentaria, aunque todavía no se conocen los detalles de la misma. El Parlamento andaluz va a debatir en el próximo pleno, que se celebra los días 9 y 10 de septiembre, las dos propuestas que han registrado tanto el PP como Ciudadanos para crear una comisión de investigación acerca del caso de los cursos de formación, que la justicia viene también investigando desde hace meses. Entre las principales incógnitas de la comisión, estas tres: quién será el presidente, qué votará el Partido Socialista sobre su creación y si comparecerá en la misma la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Será en la sesión plenaria del jueves 10 cuando tenga lugar el debate relativo a la solicitud de creación de una comisión de investigación sobre las irregularidades en la concesión, gestión y justificación de las subvenciones otorgadas por la Administración en materia de formación profesional para el empleo desde el ejercicio 2002 hasta el 2014. EL PSOE, A VERLAS VENIR El PSOE mantiene una posición de cautela. Considera que tanto la presidencia de la misma como su funcionamiento tendrá que ser fruto del diálogo y del acuerdo entre los grupos, según ha dicho el portavoz socialista en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez. En todo caso, no apoyará la iniciativa del PP al entender que ese partido "no tiene ninguna legitimidad política" para plantear eso en vista de cómo actúa allí donde gobierna, mientras que no ha desvelado cuál será su posición ante la iniciativa de comisión de investigación que también ha presentado Ciudadanos. Mario Jiménez ha insistido en el discurso oficial de su partido: que no es necesaria una comisión de investigación porque los tribunales están investigando y el Gobierno andaluz está dando información, por escrito o mediante comparecencias, al Parlamento de manera continua sobre los procesos de investigación interna. "Si nosotros pensáramos que una comisión de investigación fuera a cumplir una determinada función, al margen de lo que ya están haciendo los tribunales o de la información que ya está dando el Gobierno, la veríamos bien", según Mario Jiménez. IZQUIERDA UNIDA NO SE FÍA Mucho menos diplomática se ha mostrado IU. De entrada, el diputado y representante de la formación de izquierdas en la Mesa del Parlamento, José Antonio Castro, ha afirmado que "no huele bien" que el grupo parlamentario de C's quiera presidir la comisión y se ha mostrado convencido de que las conversaciones "antes, durante y después" de la investidura entre PSOE-A y C's, "van más allá de una investidura". Castro ha explicitado así sus sospechas: "No nos gustaría que esto fuera un juego táctico", de forma que C’s interpretara un papel previamente acordado con el PSOE: "Presento una comisión de investigación, la hago, pero todo muy medido con el grupo mayoritario". Aun así, ha insistido en que IULV-CA apuesta por una comisión permanente en el Parlamento, del estudio y lucha contra la corrupción. Tras la petición de celeridad planteada por el líder andaluz de Ciudadanos para que la comisión arranque a final de septiembre u octubre para no coincidir con las generales, Castro ha considerado "precipitado" ese calendario y ha recordado que una comisión de investigación tiene "sus tiempos" para su constitución, decidir el contenido, hacer petición de documentación y estudiarla o petición de los comparecientes. El grupo de IULV-CA también se ha postulado para presidirla, a fin de "evitar el interés electoralista" de otros grupos políticos por ostentar esta responsabilidad y ha hecho un llamamiento a los grupos parlamentarios, a la hora de nombrar al diputado que presida la comisión, para que tengan en cuenta la "experiencia" y el "conocimiento exhaustivo del presunto fraude" del que será objeto la investigación. PODEMOS SE PIDE UN SITIO También ha hablado Podemos. La secretaria general y portavoz del grupo parlamentario, Teresa Rodríguez, ha anunciado que su formación se ofrece a presidir la comisión de investigación. ¿Su argumento? Que el PP es una fuerza vinculada a casos de corrupción y que otras fuerzas de la oposición, en relación a C's e IULV-CA, "han estado o están vinculadas a la fuerza del gobierno. Eso nos coloca en una posición y en una responsabilidad que queremos asumir". Podemos va a apoyar las dos peticiones de creación de la comisión, presentadas por PP-A y C's, aunque ha dicho no entender que se presenten por separado "cuando la corrupción es una de las dos grandes preocupaciones de los andaluces junto al empleo". Al igual que IULV-CA, Podemos quiere que exista una comisión permanente sobre transparencia y corrupción en la Cámara andaluza. EL PARTIDO POPULAR, EN SU SALSA Pero quien parece estar más en su salsa en este debate es el PP, que ya ha dado algunas pistas de por dónde irán sus tiros. La formación conservadora ha exigido la comparecencia de la presidenta de la Junta y ha difundido ampliamente su temor de que Ciudadanos pueda convertirse durante dicha comisión en "un agente secreto para minimizar los daños en el PSOE". Para su portavoz en el Parlamento, Carlos Rojas, es "raro y prematuro" que C's ya esté reclamando la presidencia de dicha comisión. También ha recordado que el papel de IULV-CA --socia de gobierno en el PSOE-- que presidió la comisión de investigación sobre el caso de los ERE y realizó "todo un paripé, negándose a reclamar responsabilidades políticas a Chaves y Griñán. Y miren dónde están ambos hoy día". Ciertamente, en la comisión de los ERE no fue posible pactar un dictamen de conclusiones, pero el propio desarrollo de los trabajos de investigación fue impecable, como impecable fue el papel del presidente de la misma, el diputado de IU Ignacio García. Aunque las investigaciones judiciales están todavía en una fase muy preliminar, el PP ya tiene sus propias conclusiones, según las cuales se han defraudado "más de 2.000 millones entre 2009 y 2011" que tenían que haber ido a los formación de los parados". C’S, DISFRUTANDO DE SER EL CENTRO Pero seguramente quien más está disfrutando en este debate sea Ciudadanos, a quien las elecciones andaluzas le dieron la opción de ser árbitros y decidieron asumirla. El presidente y portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, ha reivindicado que su partido ostente de la Presidencia de la comisión. En declaraciones a los periodistas en la Cámara andaluza, Marín ha celebrado la "rectificación" que ha hecho al PSOE-A respecto a la comisión porque, a su juicio, es "un paso que va en la línea del acuerdo de investidura" que en su día firmaron PSOE-A-C's. Así las cosas, Marín ha incidido en que C's "tiene legitimidad" para defender su posicionamiento de cara a la comisión gracias "al hecho de haber planteado un acuerdo de regeneración política" que, como ha recordado, "el PP no ha firmado en Andalucía y sí en Madrid". Marín ha explicado que votará en contra de la propuesta del PP-A si "estamos obligados para que salga la nuestra". "Pretendemos que la comisión de investigación se ponga en marcha de manera inmediata, no esperar a que pasen las elecciones generales, ni tampoco que se convierta en arma arrojadiza de carácter mediático para que sea una lucha de quien de los dos somos más corruptos de cara a las elecciones", ha señalado Juan Marín que ha abogado porque comience a final de septiembre u octubre y se termine "cuando se tenga que terminar". Preguntado sobre la necesidad de que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, comparezca en esa comisión, Marín ha asegurado el PSOE-A no les ha pedido que no soliciten la comparecencia de Díaz, y ha insistido en que el posicionamiento de C's pasa porque comparezcan "todas aquellas personas que tengan algo que aportar sobre el esclarecimiento de todo lo que ha sucedido con los cursos de formación".