El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, barre para casa. En su opinión, los ataques del terrorismo yihadista se deben al hecho de que sus víctimas son cristianas. "Hoy estamos viviendo el ecumenismo de la sangre", ha escrito Fernández en su última carta pastoral, aunque sin citar expresamente a los fundamentalistas islámicos. La cita tampoco parece necesaria pues la descripción hecha por el obispo de Córdoba remite directamente a la brutalidad yihadista El prelado entiende que la persecución que sufren ahora todos los cristianos, por causa de su fe, como está ocurriendo en distintos puntos del planeta, debe promover la unidad entre todos ellos, ya sean católicos, ortodoxos o protestantes, ya que sus perseguidores solo ven a cristianos, que en este caso ya están unidos por "ecumenismo de la sangre". Así lo ha destacado el obispo en su carta semanal, recogida por Europa Press, en la que afirma que "un punto que nos une fuertemente en estos últimos tiempos es la persecución, que ha producido muchos mártires cristianos", dando lugar al mencionado "ecumenismo de la sangre". El Papa Francisco, según ha recordado Demetrio Fernández, ha insistido en este tema" y "algunos han hecho esta reflexión: hay alguien que sabe que, pese a las diferencias, somos uno, y es el que nos persigue. El que persigue hoy día a los cristianos, el que nos unge con el martirio, sabe que los cristianos son discípulos de Cristo, ¡que son uno, que son hermanos! No le interesa si son evangélicos, ortodoxos, luteranos, católicos, apostólicos, ¡no le interesa!, son cristianos". En este sentido, el obispo ha subrayado que "esa sangre se junta" y, por eso, "hoy estamos viviendo el ecumenismo de la sangre", lo cual debe animar a los cristianos "a hacer lo que estamos haciendo hoy: orar, hablar entre nosotros, acortar distancias, hermanarnos cada vez más, y orar todos por la paz en el mundo, ofreciendo por nuestra parte el perdón cristiano y la misericordia a todos, también a quienes nos persiguen y calumnian". Este es, según ha insistido Demetrio Fernández, "momento de apiñarnos en torno al sucesor de Pedro. Él ha recibido del Señor la preciosa misión de reunirnos a todos en la unidad y de confirmar a todos los hermanos en la fe". En consecuencia, "quienes intentan separarnos de esta unidad con el Papa atentan gravemente contra la unidad de la Iglesia, porque donde está Pedro allí está la Iglesia", lo que ha llevado al obispo a orar "por la unidad de los cristianos, por el Papa y por todos los cristianos que son perseguidos por causa de su fe. Trabajemos todos por esta unidad".