El presidente del Partido Popular andaluz, Juanma Moreno, ha considerado este viernes que no habrá adelanto electoral en Andalucía a pesar de la "pésima imagen de inestabilidad" que el "bipartito" está volviendo a proyectar con el "bochornoso espectáculo" protagonizado por la presidenta de la Junta, Susana Díaz (PSOE-A), y su "mano derecha" y vicepresidente, Diego Valderas (IULV-CA), a cuenta del viaje que este quiere hacer como miembro del Ejecutivo autonómico a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia). Según ha expuesto a los medios de comunicación tras visitar la fábrica de tortas de aceite Inés Rosales en Huévar del Aljarafe (Sevilla), PSOE-A e IULV-CA seguirán juntos en el Gobierno andaluz "mientras puedan mantener el poder" aunque, en "función de sus intereses electorales", se lancen mensajes de discrepancias a través de los medios de comunicación. "Aguantarán porque a ambos les conviene y, por tanto, seguirán como hasta ahora, discutiendo en los medios y mostrando sus discrepancias públicamente. A veces lo hacen de manera táctica por intereses puramente electorales para diferenciarse unos de otros, peor al final, hay algo mucho más fuerte que es el poder", ha reflexionado el líder del PP-A, quien está convencido de que "perder el poder es algo que no están dispuestos a hacer ahora ni IULV-CA ni la señora Díaz". Tras insistir, pues, en que "lo único que mantiene vivo" al Gobierno andaluz "es el pegamento de los sillones", Moreno ha dicho que este nuevo episodio entre PSOE-A e IULV-CA le recuerda al dúo 'Pimpinela', ya que tanto unos como otros aprovechan a los periodistas para mandarse a diario "recados y amenazas". "Un gobierno tiene que ser ante todo coherente. Si Andalucía quiere, y debe, tener unas magníficas relaciones con el Gobierno de Marruecos lo primero que debe haber es una acción conjunta en política exterior", ha advertido Moreno, para el que "no tiene sentido que, por un lado, la señora Díaz visite a las altas autoridades de Marruecos y, por otro lado, su vicepresidente, su socio de gobierno, su mano derecha, meta el dedo en el ojo al Reino marroquí". En su opinión, lo que existe es un "problema de coherencia" en el seno del "bipartito", ante lo que se ha preguntado si Díaz y Valderas no son capaces de hablar de este tipo de cosas "en privado, en el despacho de San Telmo o en un Consejo de Gobierno para que esas desavenencias no se hagan públicas". Sobre todo, según ha insistido, porque al tener a dos socios de gobierno que "no dialogan y sólo confrontan y compiten entre ellos", la imagen que proyecta Andalucía hacia el exterior es "lamentable". "Pido liderazgo a la señora Díaz, que todos los días nos da lecciones de que es una mujer de Estado y una líder nacional y, sin embargo, no es capaz ni siquiera de controlar a su propio gobierno y a su vicepresidente. Ahí es donde se mide realmente el liderazgo", le ha espetado Moreno. Para el 'popular', lo más "triste" de todo es que todo este "espectáculo, lejos de afianzar el crecimiento económico en Andalucía lo que hace es deteriorarlo".