El Parlamento andaluz que ayer inauguró la X legislatura autonómica va a ser muy distinto en muchas a los anteriores. Y no solo por su composición aritmética. La jornada de ayer sugería que en este mandato se van a ver en el la Cámara gestos, conductas, actitudes y propuestas que nunca se habían visto en el pasado. Podemos parece marcar la pauta de las novedades. De entrada, el partido está decidido a llevar hasta sus últimas consecuencias su convicción de que la reforma casi clandestina de la Constitución que pactaron PP y PSOE en agosto de 2011 es un objetivo a batir de primer orden porque atenta contra "la gente". Como se recordará, la reforma del artículo 135 introducía en el texto constitucional el concepto de estabilidad presupuestaria y la prioridad absoluta del pago de la deuda pública en los presupuestos generales, sin enmieda o modificación posible. PRIMERO LA GENTE, LUEGO LOS BANCOS Podemos, conjurado contra esa crucial modificación de la carta magna, no desaprovecha ninguna ocasión para dejar constancia de su radical desacuerdo, que comparten mayoritariamente los votantes no solo de la formación morada sino de toda la izquierda, y así lo hizo ayer su secretaria general en Andalucía, Teresa Rodríguez que en su toma de posesión como diputada en el Parlamento andaluz acató la Constitución "hasta que la cambiemos para que obedezca a la gente y no a los bancos". Aunque no fue ella sola. En la toma de posesión de los 109 diputados del Parlamento, con juramento o promesa del cargo y de acatamiento del Estatuto de Autonomía y de la Constitución, también aportaron su personal interpretación otros parlamentarios de Podemos y de IULV-CA. En el pasado, el único diputado andaluz que prometía su cargo añadiendo una coletilla de su cosecha era Juan Manuel Sánchez Gordillo, que acataba la Constitución "por imperativo legal", aunque la coincidencia de la fórmula del alcalde de Marinaleda con que la solían utilizar los diputados de la izquierda abertzale despertaba no pocos recelos incluso entre su propio grupo parlamentario. PAN, TECHO, DIGNIDAD Y RÉGIMEN Jesús Rodríguez, diputado de Podemos, dijo que acataba Constitución, sí, pero adjetivándola de "caduca y antidemocrática". Y para remachar su compromiso con los más desfavorecidos envió una mensaje de solidaridad a los trabajadores que protestaban a las puertas de la Cámara autonómica exigiendo "pan, techo y dignidad para ellos y para esta tierra". En la misma línea, otro de los diputados de Podemos, Jesús Romero, dijo que acataba la Constitución y el Estatuto de Autonomía por "imperativo legal" pero se comprometía a seguir luchando a favor de la apertura de un proceso constituyente "que signifique ruptura con el régimen del 78". En el grupo de IULV-CA, todos sus diputados, a excepción de Inmaculada Nieto, han acatado la Constitución por "imperativo legal", mientras que los representantes de Ciudadanos han optado indistintamente por jurar o prometer el cargo. En las dos formaciones mayoritarias, como viene siendo usual, los diputados del PSOE-A han prometido el cargo en su gran mayoría y los del PP-A lo han jurado. Sin embargo, la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, como ya ha hecho en ocasiones anteriores, ha optado por jurar.