El 27 de septiembre de 2010 comenzó la vista oral del juicio por el caso Malaya con 95 acusados y gran expectación mediática. Si bien las primeras sesiones se dedicaron a exponer las cuestiones previas, las defensas pidieron la nulidad del proceso mientras que el fiscal defendió la instrucción.

Roca admitió su dinero opaco
Se suspendió para analizar esas cuestiones y el tribunal presidido por José Godino avaló la continuidad del proceso. El juicio se reanudó el 13 de diciembre con el bloque dedicado a la operación “Crucero Banús”. El principal acusado Juan Antonio Roca empezó a declarar el 20 de diciembre y admitió que participó con dinero opaco.

División en bloques por su complejidad
Su renuncia a pactar con la fiscalía, la meticulosa labor de las defensas y la complejidad del asunto están prolongando este juicio que se ha dividido en bloques. Ya se han celebrado el de crucero Banús y el de la estructura societaria puesta en marcha con testaferros y abogados  y ahora se desarrolla el dedicado a blanqueo a través de obras de arte y la compra de boletos de lotería premiados.

En octubre los sobornos a Roca
En octubre empezará otro bloque considerado el corazón de la trama dedicado a los sobornos pagados por empresarios a Roca para que repartiera el dinero a una quincena de concejales y que estos propiciaran beneficios urbanísticos. El fiscal pide para el presunto cabecilla de la trama Juan Antonio Roca 30 años de prisión y multa de 811 millones de euros por los delitos de blanqueo, prevaricación, malversación, fraude y cohecho entre otros.