Los hijos de Ruiz-Mateos han estado declarando en el Juzgado de Instrucción 9 de Palma, que investiga una querella de la familia Radó por una presunta estafa en la venta de un hotel a la familia de empresarios. Tras su comparecencia como imputados, el fiscal Anticorrupción Juan Carrau ha pedido estas medidas cautelares. El titular de este juzgado, Enrique Morell, ha citado asimismo al patriarca de la familia a declarar el próximo día 24 de enero por esta querella.

Venta de hoteles
Morell investiga la venta a plazos de un hotel a los Radó sobre el que luego los empresarios constituyeron una hipoteca y, posteriormente, dejaron de pagar el dinero de la compra. Los Ruiz-Mateos también se enfrentan, en otro juzgado de instrucción de Palma, a una querella muy similar por la venta de otro establecimiento hotelero, en virtud a la cual el padre estaba hoy citado sin que haya acudido a los juzgados.

Más querellas
La otra querella, interpuesta por el empresario Francisco Miralles, la investiga el Juzgado de Instrucción 3 de Palma, que ha citado hoy por tercera vez a José María Ruiz-Mateos para que comparezca y le ha advertido de que en caso de que no acuda se ordenará su detención.

Busca y captura y detención si no comparece
Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB), la juez ha vuelto a citar para este mes al empresario y le apercibe de que si no se persona se ordenará su busca y captura "y presentación en el juzgado". El empresario José María Ruiz-Mateos ha asegurado que no se ha presentado ante un juzgado de Palma de Mallorca que le había citado hoy a declarar debido a "una infección de orina con proceso febril", según ha informado su oficina en un comunicado.  La juez  ha citado por tercera vez a Ruiz-Mateos para que comparezca y le ha advertido de que en caso de que no acuda se ordenará su detención.