¿Cómo enfocará IU la campaña del 22-M? O más concretamente: ¿cuál será su discurso en relación a Podemos? Esa es la pregunta estratégica clave a la cual debe contestar la federación de izquierdas. El Partido Socialista sabe lo que quiere y actuará en consecuencia; el Partido Popular sabe lo que quiere y actuará en consecuencia; y Podemos no sabe lo que quiere pero sí sabe lo que no quiere y también actuará en consecuencia. Solo IU suscita dudas. Dudas hacia adentro y hacia afuera. Y las suscita porque no puede no suscitarlas, dado que se encuentra atrapada en una dolorosa encrucijada: quien le está robando electorado es uno de los suyos y no se decide a denunciarlo. No es fácil delatar a uno de los nuestros cuando nos roba: la aseveración sirve para el caso Bárcenas o el caso de los ERE, pero sirve también para el caso de Podemos, solo que éste roba votos y se trata, por tanto, de un robo legítimo. A fin de cuentas, el juego electoral consiste en robar votos a los demás y evitar que te roben los tuyos. LES DUELE PERO NO SE INDIGNAN En privado, Alberto Garzón o Antonio Maíllo hacen juicios bastante severos sobre Podemos. Y bastante coherentes. Pero les resulta emocionalmente imposible indignarse con Podemos: la indignación les aflora fácilmente ante el Partido Popular y, por supuesto, ante el Partido Socialista, pero no les sale ante Podemos. El rapto de votantes por parte de Podemos les duele o los entristece, pero no los indigna. No es una cuestión propiamente personal, sino sencillamente familiar: parece lo mismo pero no lo es en absoluto. Podemos es uno de los suyos. Ahora bien: el hecho cierto e incontrovertible, según todas las encuestas, es que IU se está desangrando por el costado de Podemos, que unos creen que es el costado de la izquierda y otros creen que es únicamente el costado de la novedad. UN BRAZO ATADO A LA ESPALDA Sea como fuere, el discurso buenista de la convergencia o incluso de la coexistencia pacífica obligará a IULV-CA a pelear en la campaña del 22-M con su brazo izquierdo atado a la espalda. Tendrá libre el brazo derecho para golpear al PSOE, que es a quien tiene más cerca y con quien sin duda tiene más cuentas pendientes, y también al PP, a cuyo rostro los golpes de IU llegan no obstante con muy poca fuerza, pero todavía tiene que decidir si utiliza o no utiliza su brazo izquierdo para golpear a Podemos. Desde luego, Podemos no disparará contra IU: no necesita hacerlo. Le ha robado buena parte de votos sin ningún arma, sin ninguna mala palabra, sin hacer uso de violencia alguna, simplemente saliendo en la televisión. No necesita correr el riesgo de enfadar a exvotantes de IU para atraerlos a su órbita. Están llegando a ella solos, sin coacción moral alguna. IU puede vender sus políticas en la Junta de Andalucía y sin duda lo hará. Puede resucitar a ‘la mala Díaz’ y sin duda lo hará. Puede atacar a la derecha y sin duda lo hará. Todos esos movimientos bélicos entran dentro de lo previsible, pero ninguno de ellos va dirigido contra el verdadero saqueador de su territorio político. LAS ARMAS DE IU ¿Tiene Podemos flancos débiles que IU puede atacar con posibilidades de éxito? Escuchando en privado a Maíllo y a Garzón se diría que sí. Lo que no parecen haber decidido ninguno de ellos es 1) si desean hacerlo y 2) si les conviene hacerlo. Desde luego, el perfil político y generacional de Maíllo y de Garzón es un buen punto de partida, en el sentido de que les permite combatir a Podemos en su mismo terreno: son jóvenes, están formados y no tienen hipotecas. Y además no necesitan, como Podemos, simular que no son de izquierdas para así ganar votos. Más bien su gran baza es reafirmar que lo son, y no solo frente al PSOE, que eso se da por descontado, sino sobre todo frente a Podemos, el niño rebelde amamantado en los pechos de IU que, ya crecido, ha montado casa propia sin avisar y, con pasmosa naturalidad, la está amueblando con el mobiliario robado a sus mayores. Lo que no puede hacer IU es seguir balbuciendo justificaciones y lloriqueando por las esquinas como un vulgar José Luis Perales de la política, preguntando todo el santo día a sus votantes y cómo es él, en qué lugar se enamoró de ti, por qué ha robado un trozo de mi vida, es un ladrón, me lo ha robado todo… Garzón, Maíllo, Perales, tíos, maldita sea, tenéis que pelear por recuperar lo que era vuestro, ese amor que os han arrebatado delante de vuestras narices.