Tras el archivo de su primera denuncia por la Fiscalía, la Asociación de Juristas 17 de marzo lo intenta de nuevo, ahora en el Juzgado de Guardia, ante el que ha denunciado que una de las imágenes de la Hermanad del Baratillo vaya a procesionar el Miércoles Santo con un fajín del dictador Francisco Franco, que la hija de este regaló a la hermandad.

La asociación de juristas pide que si finalmente la imagen lleva el fajín, la policía identifique a quienes la porten, de cara a exigirles "posterior responsabilidad por un delito de enaltecimiento de los autores de crímenes de lesa humanidad". Los juristas denunciantes confían en que El Baratillo “salga este Miércoles Santo sin ese sucio fajín”.

"Un despropósito"

En un comunicado hecho público este lunes, la asociación de juristas informa de que en su denuncia no reclaman medidas preventivas como la prohibición de la cofradía, pero sí “seguir de cerca su salida”.

Los juristas andaluces no comparten la decisión firmada por el fiscal jefe de Sevilla, que considera que el delito sólo se produciría vinculado a lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica.

“A la asociación le parece un despropósito, pues el enaltecimiento es un delito independiente, no vinculado con eventuales responsabilidades administrativas”, señala el colectivo en su nota.

Del mismo modo, los juristas de 17 de Marzo tildan “de fantasiosa e imaginativa la conexión que -de modo muy creativo- hace el fiscal jefe entre el enaltecimiento del genocidio y el que se produzcan  "escándalos o conflictos". La denuncia –añaden– no alegaba un delito de escándalo público, ni de tumulto ni ningún otro más allá del enaltecimiento del autor de crímenes terribles. En resumidas cuentas, el Ministerio Fiscal ha actuado en este caso sin la diligencia debida, dictando una resolución carente de toda fundamentación jurídica que sólo puede ser tildada de parcial”. 

Doble vara

Para 17 de Marzo hay una “doble vara de medir de una Fiscalía” que está “demasiado apegada a la jerarquía de las cofradías sevillanas” y “no duda en ver exaltación del delito en obras de teatro, mensajes en las redes sociales o actos de cualquier tipo cuando se dirigen contra el poder establecido”. 

La asociación pretende “evitar que la Semana Santa sea utilizada políticamente para glorificar a un asesino. Nuestra denuncia no se dirige contra una hermandad ni mucho menos contra una devoción que respetamos y en gran medida incluso compartimos. Se dirige contra un intento, por parte de la jerarquía de una hermandad, de manipular una manifestación de religiosidad y devoción popular para darle un sentido político. Aspiramos a disfrutar una Semana Santa que sea exclusivamente religiosa y popular. No comprendemos que se pueda honrar en un espacio dedicado a la caridad, el recogimiento y los sentimientos más humanos a un asesino del calibre de Franco”.

Podemos, contra el fajín

Por su parte, e responsable de la Secretaría Política y de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, ha reclamado hoy el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía.

En rueda de prensa, Pérez Ganfornina ha defendido que "la ley está para cumplirla" y que la Semana Santa "es del pueblo y no de los franquistas". Además, se ha mostrado convencido de que los hermanos de esta hermandad "no se sienten representados por símbolos franquistas", por lo que entiende que "se buscará una solución" para cumplir con la ley.