El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha negado haber cometido prevaricación al adjudicar la redacción de un proyecto de obra a un estudio de arquitectura cuando era vicerrector de la Universidad de Sevilla.

Rechaza al escrito del Colegio de Arquitectos de Sevilla
En un comunicado el consejero se ha pronunciado sobre la investigación abierta por la Fiscalía Superior de Andalucía para saber si, como denuncia el Colegio de Arquitectos, Ramírez de Arellano adjudicó de manera "arbitraria" la redacción del proyecto arquitectónico del Centro de Transferencia de Resultados de Investigación de la Universidad de Sevilla (Centrius). En su escrito el consejero expresa su "rechazo al escrito del Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla por no ser ciertos los hechos que contiene y que pueden tergiversar la recta y transparente actuación de la Universidad de Sevilla en el citado procedimiento".

Con todas las garantías legales y técnicas
Ha asegurado que "cada procedimiento y resolución contó con todas las garantías legales y técnicas" y ha incidido que el concurso de proyecto y obra de Centrius fue resuelto en la mesa de contratación con todos los procedimientos "oportunos y sin incidencias". Según el consejero, este tipo de procedimiento "resulta típico en las circunstancias de urgencia que la Universidad de Sevilla tenía para concurrir a la convocatoria de ayudas de Campus de Excelencia". Además, ha ratificado que dicho concurso contó con la "publicidad en el DOUE y BOE, fue absolutamente transparente, contó con una alta participación (se presentaron en torno a 40 empresas), y todo sin que hubiera reclamaciones anteriores ni posteriores".

Incongruencia
Tras cumplir los trámites preceptivos y previos, la Universidad de Sevilla realizó una "interpretación de la Ley de Contratos del sector público que, en modo alguno, puede calificarse de arbitraria y carente de argumentación técnica y jurídica pulcra y transparente", ha defendido el consejero en su escrito. Asimismo, en su opinión, "no resulta congruente" la utilización de la denuncia ante la Fiscalía a la vez que se ha acudido a la vía contencioso-administrativa como ha hecho el Colegio de Arquitectos el pasado marzo, a lo que la Universidad de Sevilla presentó alegaciones en julio.

El consejero de Economía ha solicitado a la Universidad el expediente de los contratos y expedientes de dicha institución de los años 2008 y 2009, en los que fue vicerrector de infraestructuras, y los ha remitido a la Fiscalía Superior de Andalucía -que es la encargada del caso por ser aforado como miembro del Gobierno andaluz-, junto con las alegaciones.

Denuncia
La denuncia del Colegio de Arquitectos de Sevilla contra Ramírez de Arellano, sostiene que en su etapa de vicerrector de infraestructuras adjudicó a un estudio de arquitectura la redacción del proyecto de obras del edificio Centrius sin que existiera expediente de contratación. Además, los denunciantes afirman que la licencia de obras se concedió según un proyecto básico que fue visado el 13 de agosto de 2008, más de un mes antes de que, oficialmente, la Universidad le encargara el trabajo a los autores.E