La Comisión del Estatuto del Diputado del Congreso ha trasladado hoy al exdiputado socialista José Antonio Viera, imputado por el caso de los ERE irregulares en Andalucía, el suplicatorio solicitado por el Tribunal Supremo por si quisiera presentar alegaciones, han informado a EFE fuentes parlamentarias. La Comisión del Estatuto del Diputado se ha reunido hoy para cursar este trámite, después de que la Mesa del Congreso diera el visto bueno al suplicatorio el pasado 22 de julio.

Diez días para alegar
Viera dispone ahora de diez días para pronunciarse sobre la solicitud de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo para investigarle en la causa seguida por supuestos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos en las presuntas irregularidades del caso de los ERE, según las fuentes. Una vez que la Comisión del Estatuto del Diputado escuche a Viera, en persona o por escrito, si decide alegar algo, volverá a reunirse para aprobar el dictamen sobre el suplicatorio y elevarlo al pleno del Congreso, el encargado de aprobar la concesión al Supremo.

Tramitación
Podría ser en la sesión plenaria programada en la última semana de septiembre cuando dé luz verde al suplicatorio de Viera, aunque podría ser en la que se celebrará en octubre, antes de que se convoquen elecciones generales y se disuelvan las Cortes Generales. Una vez aprobado en el pleno, el presidente del Congreso dispone de ocho días para darle traslado a la autoridad judicial, advirtiendo la obligación de comunicar a la Cámara los autos y sentencias que se dicten y afecten personalmente al diputado.

Elecciones generales
En el caso de que las Cortes se disolvieran antes de que el pleno se pronunciara sobre el suplicatorio de Viera, la petición perdería su sentido puesto que el diputado dejaría de estar aforado. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo solicitó el pasado 9 de julio al Congreso investigar a Viera tras atender la petición del instructor de la causa en el Supremo, Alberto Jorge Barreiro. Viera fue consejero de Empleo de Andalucía y tras ser imputado, pidió la baja del PSOE, pero no renunciar al escaño, por lo que pasó al Grupo Mixto.