El Grupo Municipal Socialista ha conseguido, en la mesa de Memoria Histórica celebrada hoy, que el Ayuntamiento de Málaga impulse el reconocimiento público del trabajo de los presos del franquismo a través de la colocación de placas conmemorativas en diferentes puntos de la ciudad que fueron "puntos negros" en los que la dictadura utilizó a presos políticos para la construcción de espacios que, en muchos casos, hoy siguen en pie.

20.000 presos
Así, desde el PSOE han explicado que entre 1937 y 1942 más de 20.000 ciudadanos ingresaron tanto en la prisión provincial de Málaga, en la cárcel de mujeres y en los campos de concentración que se habían habilitado al efecto; entre ellos el campo de concentración de La Aurora, en el Perchel, o el de Torremolinos, que se encontraba en las cercanías de lo que ahora es el parque acuático de esta localidad.

Pese a sus malas condiciones de salud, estos presos republicanos fueron empleados en la realización de obras de carácter público, siendo forzosamente integrados en lo que se conocía como batallones de trabajo, como el número 103 que estuvo en Churriana o el número 105 del Cortijo Briales.

Obras públicas
Entre las obras en las que participaron los presos republicanos se encuentra el conjunto Alcazaba y Gibralfaro, la rehabilitación de la Catedral, el primer aeropuerto de Málaga en la finca del Rompedizo, actual base aérea militar de Málaga; reparación y construcción de puentes y otra serie de obras como el antiguo mercado de abastos, hoy sede del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) y de embellecimiento como los jardines de Puerta Oscura, puntos geográficos que ahora serán rotulados "para que su historia no caiga en el olvido".

Olvido colectivo
"La memoria de los vencedores y el reconocimiento público quedó perpetuado en innumerables símbolos y agradecimientos a las autoridades vinculadas al franquismo en estas edificaciones. Sin embargo, los presos políticos que en cumplimiento de la pena dictada por la dictadura participaron en su construcción cayeron en el olvido colectivo. Queda pendiente ese reconocimiento público de la ciudad de Málaga a los miles de presos republicanos que participaron en la reparación de los daños de la guerra y que contribuyeron de manera decisiva al embellecimiento y reconstrucción de las infraestructuras de Málaga", han señalado.

García Caparrós
Igualmente ha salido adelante la propuesta del PSOE a la mesa, que en el mes de mayo será ya convocada como Comisión de Memoria Histórica gracias a la moción institucional aprobada el pasado mes de diciembre a propuesta de los socialistas, de solicitar a la Junta de Andalucía que declare como Lugares de Memoria de Andalucía el sitio en el que fue disparado Manuel José García Caparrós, el 4 de diciembre de 1977, el espacio que ocupaba el desaparecido cuartel de la Guardia Civil del pasillo de Natera, y el edificio de la Aduana que fueron utilizados como lugares de detención durante la dictadura franquista de los opositores hasta bien entrada la transición política española.

Por último, se ha acordado seguir trabajando en la eliminación de rótulos en calles o espacios públicos dedicados a personalidades o conceptos ligados a la Guerra Civil o a la dictadura de Franco, comenzando por la retirada inminente de simbología franquista aún presente en rotulaciones de edificios de viviendas que aún persisten en varios puntos de la ciudad.