El Ayuntamiento de Pilas (Sevilla), gobernado por Jesús María Sánchez (PSOE), afronta seis sanciones por un valor total de más de 40.000 euros impuestas por la Inspección de Trabajo de la Seguridad Social, a cuenta de determinadas contrataciones posiblemente "fraudulentas" promovidas durante la etapa en la que el municipio fue regido por el popular José Leocadio Ortega, actualmente diputado provincial y número 13 de la candidatura popular al Parlamento andaluz por Sevilla.

La Inspección de Trabajo detecta contraindicaciones
Según la documentación aportada por el propio Consistorio y recogida por, la Inspección de Trabajo de la Seguridad Social detecta en algunas contrataciones de trabajadores "serias dudas sobre el contenido real de la prestación de servicios, llevándose a cabo, por el contrario, toda una actuación tendente a lograr una situación que permita acceder a una prestación" al trabajador o trabajadora. Las sanciones, así, señalan el "animus fraudulento" de las partes a la hora de celebrar los contratos.

Contrataba a personas incapacitadas para cobrar indemnización
En uno de los contratos sancionados por la Inspección de Trabajo, por ejemplo y según figura en un documento oficial de este departamento, la trabajadora contratada por el Ayuntamiento de Pilas padecía una determinada enfermedad que le "incapacitaba" ya antes de ser formalizado el contrato y, merced a tal dolencia, "pone de manifiesto la incapacidad el día en que finaliza aquel, con la finalidad de obtener las prestaciones correspondientes". El Ayuntamiento, de su lado, había alegado "su desconocimiento de la enfermedad de la trabajadora, justificando la ausencia de selección, así como la imposibilidad de realizar exámenes médicos a todos los trabajadores".

"Las personas contratadas causaban baja médica
El Gobierno municipal socialista ha advertido en un comunicado de que estas contrataciones sancionadas por la Inspección de Trabajo estaban solo destinadas a que estas personas cobrasen "bajas fraudulentas". "Las personas contratadas causaban baja médica al poco tiempo de ser dadas de alta, para de esta forma poder cobrar por dicha baja", tratándose de contrataciones, según figura en los documentos esgrimidos por el Ayuntamiento, "sin proceso selectivo ni guardando los mínimos requisitos de publicidad y libre concurrencia, con total connivencia entre el trabajador y los responsables municipales".

Hechos que demuestran la forma de gobernar del PP
"Los informes de la Inspección de Trabajo son reveladores de que lo que había era una práctica generalizada por parte del Partido Popular cuando gobernaba en el Ayuntamiento, y en donde se daba de alta a personas que padecían alguna enfermedad, extremo este que se sabía y conocía por parte del concejal de Trabajo, y por la que luego causaban baja médica. Unos hechos a todas luces fraudulentos que demuestran la forma en la que el PP gobernaba en nuestro pueblo, y que dice muy poco del que fuera alcalde, ahora Diputado Provincial y aspirante a Parlamentario Andaluz, el señor Ortega", ha indicado el alcalde, Jesús María Sánchez.

Responsabilidad  a los anteriores gobernantes
El Ayuntamiento de Pilas ha expresado su preocupación por el perjuicio económico que se le puede causar a las arcas municipales, ya que ante dicha sanción se interpuso en su día un recurso de alzada ante la Seguridad Social que está a la espera de resolución. El Consistorio ha hecho saber que en el caso de ser sancionados finalmente, se exigirá "responsabilidades a los anteriores gobernantes del PP ante la Justicia, además de las responsabilidades políticas que correspondan".

"Mucho acusar a los corruptos cuando los tienen en sus propias filas"
Javier Arenas y el Partido Popular deberían informarse mejor a quienes ponen en sus filas para representarles, porque el Ayuntamiento de Pilas bajo la etapa del señor Ortega se caracterizó por estas prácticas fraudulentas y por numerosas irregularidades que poco a poco se van a ir sabiendo. Mucho acusar a los demás de corruptos cuando entre sus propias filas tienen a personas que han fomentado y consentido prácticas muy poco éticas y censurables", ha manifestado el alcalde de Pilas.