División en Málaga. La izquierda habla de esquiroles y los comerciantes hablan de chantaje a la ciudad. No obstante, la batalla de la opinión pública parece estar ganándola el alcalde, Francisco de la Torre (PP), sobre todo después de que del comité de empresa hubiera llegado el domingo a un principio de acuerdo con la empresa que la asamblea de trabajadores rechazó. La concentración este miércoles de vecinos y comerciantes en apoyo del regidor y la sucesión de declaraciones de portavoces empresariales contra los huelguistas están inclinando la balanza en contra de los trabajadores de Limasa. Aun así, el grupo de Málaga para la Gente en el Ayuntamiento de la capital ha tachado de "actuación inmoral, irresponsable e ilegal" la contratación por parte del Consistorio de empresas externas para recoger basura acumulada en las calles. Ante esto, ha exigido al alcalde, Francisco de la Torre, que no haga uso de ellas y llegue a una solución negociada con los trabajadores de Limasa. "La actuación del alcalde nos llena de preocupación porque pretender arreglar un conflicto laboral usando esquiroles es como echar gasolina al fuego", ha advertido en un comunicado el portavoz municipal de la coalición de izquierdas, Eduardo Zorrilla. EL PRECEDENTE DE MADRID El edil de Málaga para la Gente ha reiterado la falta de legalidad de esta actuación, aludiendo a un pronunciamiento del Tribunal Supremo, que "así lo reiteró hace dos años cuando el Ayuntamiento de Madrid hizo algo similar". Según la versión municipal, la contratación este pasado martes de dos empresas externas por parte del Ayuntamiento se produjo "estrictamente por motivos de seguridad, con carácter inmediato y urgente", en virtud de un decreto firmado por el alcalde, en el que se establecía declarar de emergencia las actuaciones realizadas. Estos operarios tuvieron que realizar su labor escoltados por la Policía. El comité de empresa de Limasa, sin embargo, tildó de "grave irresponsabilidad" y de "provocación" la contratación de estas empresas. De hecho, advirtió al Ayuntamiento de que sería "responsable" de los incidentes que pudieran surgir debido a "imprevisibles situaciones conflictivas". Así, dos detenidos y más de 60 actuaciones de la Policía Local y del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga para atender contenedores incendiados y basura quemada es el balance registrado durante la pasada noche y primera hora de la mañana de este miércoles. APOYO DE VECINOS Y COMERCIANTES Vecinos y comerciantes se han dado cita este miércoles en las puertas del Ayuntamiento de Málaga para exigir el fin de la huelga de Limasa y al regidor, Francisco de la Torre, al que han mostrado su apoyo, que no ceda al "chantaje". Una concentración en la que el mensaje más pronunciado ha sido "alcalde, échalos". Una concentración, que ha contado con unas 300 personas, y en la que el regidor ha sido aclamado: "éste es nuestro alcalde, estamos contigo". No obstante, también se han vivido momentos de tensión al inicio cuando tres personas, ajenas a Limasa, han defendido los derechos de estos trabajadores y la municipalización de la empresa de limpieza, lo que ha provocado algún rifirrafe con el resto de asistentes. Mensajes como "alcalde, échalos"; "no al chantaje"; "os vais a cargar el pan de muchos malagueños; "sinvergüenzas", o "dad la cesta de Navidad a los pobres" se han escuchado en la concentración. Asimismo, había pancartas en las podía leerse: 'Cobráis más que los médicos, que salvan vidas' o 'Todos con Málaga'. DE LA TORRE, EMOCIONADO Entre aplausos y vítores de "estamos contigo", De la Torre, visiblemente emocionado, se ha mostrado "agradecido" por "el afecto, la comprensión y el amor a Málaga" que le han trasladado las personas concentradas frente a la Casona del Parque. El regidor ha reconocido que cada día de huelga que pasa, la imagen de la ciudad se ve perjudicada, pero también la de los propios empleados de Limasa. "No tiene sentido prolongar la huelga, una huelga injustificada, y cada día que pasa tiene menos sentido", ha declarado. "Siempre estoy abierto al diálogo", ha indicado De la Torre, añadiendo que "la huelga debe terminar porque ellos mismos se están perjudicando gravemente". "Cuanto antes termine, mejor para los trabajadores", ha apostillado. Preguntado por el hecho de que el comité de empresa considerase una "provocación" la contratación de empresas externas, el regidor ha reiterado que responde a una cuestión de seguridad. "No estamos afectando el derecho de huelga, que, además, debe ser ejercido con responsabilidad", ha opinado, ya que "no se puede agredir, hundir, a una ciudad, una ciudad maravillosa". Ha insistido en que la oferta puesta sobre la mesa recoge prácticamente todas las reivindicaciones de los trabajadores y ha aprovechado para incidir en la necesidad de que "esta negociación se cierre con un acuerdo que conduzca a un convenio colectivo con vigencia hasta 2017 para evitar lo ocurrido con el de diciembre de 2013". "ESTAMOS HARTOS" En representación de los hosteleros, José Cobos, uno de los fundadores de la bodega El Pimpi, ha dejado claro que "estamos hartos". "Llevamos semanas intentando dialogar con ellos y no han sido solidarios", ha lamentado, abogando por "el diálogo y la solidaridad". "Queremos el bien para todos, también para ellos, pero no quieren diálogo ni nuestra mediación, por lo que nos hemos vistos abocados a esta concentración", ha señalado, haciendo hincapié en que "nos ha costado muchísimo construir Málaga y no vamos a permitir que la destruyan en dos semanas". "No lo vamos a consentir, nos cueste lo que nos cueste", ha aseverado. Cobos ha considerado "justas" las reivindicaciones de los trabajadores de Limasa, pero, tal y como ha especificado, "es muy injusto lo que están haciendo con la ciudad". En este punto, ha advertido de que "tiemblan 15.000 empleos por esta huelga", de cara a la campaña de Semana Santa, y "no podemos permitirlo". El vicepresidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Francisco Moro, ha admitido que "todo el mundo tiene su derecho a huelga", pero "tienen que respetar también el derecho al trabajo de los demás". "Si ellos no quieren trabajar, que al menos dejen trabajar al resto", ha apostillado. "Estamos mirando por el bien de la ciudad, se ha luchado mucho por ella, por fortalecer su industria turística y no podemos permitir, por culpa de estos señores, por su intransigencia, que perdamos muchos puestos de trabajo y que rompamos la marca Málaga", ha indicado el responsable de la patronal hotelera en la capital. Moro ha reconocido que la imagen de la ciudad, sobre todo tras los incidentes de esta pasada noche, con la quema de más de 60 contenedores, ya se ha visto dañada y "tardaremos mucho en recuperar lo afectado". RATAS EN LOS POLÍGONOS Por último, el presidente de la Asociación de Polígonos de Málaga (Apoma), Sergio Cuberos, ha alertado de que ya están teniendo problemas de insalubridad en estos espacios, con la presencia, incluso, de ratas. Asimismo, Cuberos ha puesto el acento en la inseguridad que genera en un polígono la acumulación de residuos ante el riesgo de incendio. Por ello, ha instado al Ayuntamiento a actuar, sobre todo en espacios como El Viso, donde "hay calles llenas de muebles, bolsas con basura y cartones". Aunque optaron por contratar varios camiones para la retirada de residuos, finalmente, éstos les han comunicado que no lo harán debido a problemas de seguridad.