El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Guillena, Francisco José Vázquez Vivero, ha calificado de “nueva cacicada de quien no quiere que los ciudadanos puedan acceder y participar en la vida política municipal” la decisión del alcalde de regular con invitación previa el acceso de los vecinos al próximo Pleno. En una de las últimas sesiones plenarias el alcalde tuvo que salir escoltado por la Guardia Civil en medio de las protestas de vecinos del pueblo que vienen movilizándose contra el 'voto tránsfuga' de un concejal de Guillena Sí Se Puede que permitió al PSOE revalidar la Alcaldía. La carta remitida a los grupos por Ana Isabel Montero, portavoz del gobierno local, recuerda el criterio fijado en la Junta de Portavoces del pasado día 25, según el cual "se establece un sistema de acceso por invitación para evitar las colas en la puerta del Ayuntamiento ante las inclemencias metorológicas". DOS INVITADOS POR CONCEJAL Hoy mismo, IU de Guillena tiene previsto celebrar una asamblea extraordinaria donde analizará "qué pasos hay que seguir para ir en contra de esta normativa que vulnera el derecho más elemental de asistencia a un Pleno público de la corporación municipal". Según el comunicado difundido por Vázquez Vivero, en la última Junta de Portavoces "el equipo de gobierno propuso e impuso la medida de que sólo entraran dos personas por cada concejal electo" en la sesión plenaria del 3 de diciembre. En opinión de IU, "el PSOE y el tránsfuga determinan la mayoría de los invitados del pleno, pero lo más problemático es que crean un precedente insólito: que el alcalde decida quién acude al pleno". En relación a "las inclemencias meteorológicas" invocadas por el gobierno local, IU opina que es "una idea que sólo pretende alejar y expulsar a la ciudadanía del debate político municipal", ante lo cual "advierte que hará lo que tenga que hacer de forma democrática y pacífica para restaurar la vida democrática en el municipio, tras meses de violencia y denuncias del alcalde a los vecinos que se movilizan". UNA SITUACIÓN COMPLICADA La situación política de Guillena viene estando emponzoñada desde la toma misma de posesión del nuevo alcalde socialista, Lorenzo Medina, que logró el cargo gracias al apoyo por sorpresa de Javier Pisonero, el concejal de Guillena Sí Se Puede que votó a favor del PSOE en la sesión de investidura en contra de las directrices de su asamblea. Gobernado durante más de 30 años por Justo Padilla y ahora por Lorenzo Medina, las elecciones municipales del pasado 24 de mayo se saldaron con una nueva victoria del PSOE, que obtuvo ocho concejales, uno menos de la mayoría absoluta. IU-CA, de su lado, obtuvo cuatro, el PP tres y dos la agrupación electoral Guillena Sí Se Puede. IU-CA, el PP y la agrupación de electores Guillena Sí Se Puede promovían un pacto de investidura para desbancar al PSOE y proclamar a un nuevo alcalde, pero durante la sesión, el concejal de Guillena Sí Se Puede votó sorpresivamente a favor del PSOE, propiciando que Lorenzo Medina revalidase la Alcaldía. Entre acusaciones de transfuguismo y compra de la voluntad de este concejal, el PSOE niega cualquier connivencia y defiende que Pisonero actuó así por "decisión personal".