Pocas bromas con el alcalde de Carboneras. Sobre todo si quienes se atreven a gastarlas son mujeres. El alcalde de la localidad almeriense, Salvador Hernández, replicaba durante el pleno a una concejal socialista con estas palabras que están desatando un reguero de protestas: “Cállense y guarden respeto cuando está hablando un hombre”. Este es el segundo mandato de Hernández, que al igual que en 2011 logró la Alcaldía gracias al apoyo del PP, cuyos dos concejales sumaron su voto al de los cinco ediles logrados por el partido del alcalde, el GICAR. En las elecciones de mayo pasado el PSOE fue la fuerza más votada, con seis concejales, insuficientes para recuperar la Alcaldía. La oposición socialista ha calificado de “exhibición pública de machismo” el exabrupto del alcalde y ha exigido que se disculpe públicamente, además de reclamar su dimisión. El portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Carboneras, José Luis Amérigo, entiende que “todos los ciudadanos y, en especial los representantes públicos, estamos obligados a reprobar todas las actuaciones machistas que atenten contra la dignidad de las mujeres y la igualdad de género”. Amérigo, cuyo partido fue el más votado pero no logró reunir los apoyos suficientes para gobernar, también confía en que los “miembros del Partido Popular que apoyaron en su día a Hernández para que se hiciera con la alcaldía sean ahora consecuentes y pidan la dimisión de un alcalde que ha realizado esta exhibición pública de machismo. Los responsables del PP –añadía– deben de actuar en el mismo sentido, ya que es inaceptable que un representante público realice tales manifestaciones que atentan contra la dignidad de las mujeres y contra la igualdad”.