La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha vuelto a mostrar hoy sus escasas o nulas simpatías hacia la formación que dirige Pablo Iglesias. La dirigente del PSOE-A ha tildado hoy de "poco alentadores" los primeros pasos que se han dado en el Congreso, en alusión a la exigencia de Podemos de que sus marcas afines tengan "voz propia", y ha defendido la "nítida" hoja de ruta aprobada por el Comité Federal de su partido.

Díaz ha hecho estas manifestaciones durante su intervención en la reunión de la Interparlamentaria del PSOE de Andalucía, en la que ha criticado que Podemos, con 69 escaños, pretenda "hablar cuatro veces más que los demás" y tener una representación "cuádruple" a la que los ciudadanos le otorgaron en las elecciones del 20 de diciembre.

Exigencias para pactar a Podemos
"Quien condiciona cualquier alternativa de gobierno en España a la proporción y el poder que ostente en una cámara, mal camino está trazando", ha advertido en referencia a un hipotético acuerdo del PSOE con Podemos, formación a la que ha dicho que van a exigir -si quiere "explorar una alternativa"- que "no ponga sobre la mesa ni la autodeterminación ni el derecho a decidir ser una cosa distinta que el proyecto común que es España".

"Trampa histórica" al PSOE
En una alusión directa a las fuerzas independentistas y a las marcas soberanistas de Podemos, Díaz advierte de que hay quienes persiguen llevar al PSOE a una "trampa histórica" entre quienes dicen defender la Constitución y quienes teóricamente hablan de pactos sociales, cuando lo único que les importa es levantar muros entre familias, pueblos y territorios en España. Por ello le cuesta trabajo admitir que existan fuerzas supuestamente de izquierdas que en vez de colocar por delante las necesidades de la gente, antepongan las fronteras y los muros entre unos y otros.

Al mismo tiempo, ha dejado claro que el PSOE va a decir "no, con rotundidad" a la derecha, dirán un no "rotundo" del PSOE a investir presidente a Mariano Rajoy c.