Dos agentes de la Guardia Civil han resultado heridos, uno de ellos de gravedad, por los disparos de un hombre denunciado por violencia de género en la localidad cordobesa de Montalbán, que se atrincheró en una vivienda aunque posteriormente se entregó y fue detenido. 
El detenido disparó "a bocajarro" con una escopeta de caza en el abdomen a uno de los agentes, que tuvo que ser intervenido. En el tiroteo también resultó herido el otro agente, si bien no ha necesitado intervención quirúrgica, según han informado fuentes de la Guardia Civil. El alcalde de la localidad, Miguel Ruz, ha informado de que el agresor, un vecino de la localidad de unos 30 años, había sido denunciado por su expareja, con la que tiene dos hijos, debido al "comportamiento agresivo" y a la que había amenazado de muerte. El hombre detenido, al que algunos vecinos han tildado de "agresivo y neonazi", tenía una orden de alejamiento caducada. Además, el alcalde de la localidad ha confirmado que el individuo era conocido por las autoridades locales por su "comportamiento agresivo" y "sus problemas de drogadicción". Tras la denuncia, el agresor fue a casa de sus padres, en dicha localidad, donde en torno a las 11.30 de la mañana se personó una patrulla de la Guardia Civil para tomarle declaración. Después de disparar a los dos agentes, el hombre se atrincheraba durante más de tres horas en la casa de sus padres, sin dejar que estos salieran, pero el dispositivo de la Policía Local y Guardia Civil lograba negociar con él, que acabó entregándose a las autoridades. Montalbán, una localidad de unos 4.500 habitantes, ha permanecido unas tres horas sumida en la "angustia y los nervios", pues las autoridades han acordonado la calle, cercana al Ayuntamiento, donde han ocurrido los hechos.