La familia adoptiva de Maloma Morales, la joven de nacionalidad española, residente en Mairena del Aljarafe y de origen saharaui, retenida por su familia biológica, ha considerado que su vida "corre peligro", por lo que han pedido al Frente Polisario y al Gobierno español que actúen para poder traerla de vuelta a España mediante su traslado a los campamentos de refugiados. En una emotiva rueda de prensa, la pareja sentimental de la joven, Ismael Arregui, ha informado de que Maloma se encuentra actualmente en territorios saharauis liberados "aislada, incomunicada y vigilada durante las 24 horas del día", por lo que ha insistido en que temen por ella y ha solicitado para comprobar que se encuentra bien "una fe vida". Tras 50 días "secuestrada" y casi 40 sin saber de ella, ha explicado que la única autoridad competente que puede actuar en los territorios liberados es el Frente Polisario, ya que el Gobierno español "no tiene ningún tipo de competencia" en esa zona. Así las cosas, ha pedido desesperadamente a las autoridades que trasladen a la joven a los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) porque "allí sí podrían actuar otros sectores". Además, ha solicitado un viaje a la zona con el fin de que Maloma sienta el apoyo de su familia y pueda decidir "libremente y sin presiones" lo que quiere hacer. No obstante, en su última comunicación con la joven ha dicho que ella le pedía a su familia adoptiva que no la dejasen allí. "Ella nos ha pedido que no nos olvidásemos de ella porque sino se iba a morir", ha asegurado Arregui y ha añadido que necesitan encarecidamente que el Gobierno español y el Frente Polisario abandonen su "inacción" y actúen en consecuencia para conseguir el retorno de Maloma. La pareja de la joven ha recordado que "ella temía ir" a su lugar de origen, si bien "ahora ese miedo" se ha trasladado a su familia adoptiva. Y es que, como ha contado, un intermediario ha podido contactar con un hermano biológico de Maloma que ha asegurado que "la prefiere muerta antes que soltarla". "Creo que no lo deberíamos permitir, no debemos dejar pasar el tiempo porque la vida de Maloma corre peligro y se debería actuar ya", ha instado visiblemente afectado. Arregui ha denunciado también que está recibiendo "amenazas" a través de las redes sociales con el fin de que deje pasar el caso de su pareja, si bien ha asegurado que va "a luchar hasta el final" para traer de vuelta a España a su mujer. "Mi mujer no es un juguete ni un animal con el que se pueda negociar", ha expresado compungido. Indica que Maloma no es la única víctima que se encuentra en esta situación, por lo que ha recordado que no se trata de un caso aislado. No obstante, ha subrayado que la ventaja de su pareja es que ella tiene la nacionalidad española por lo que ha vuelto a instar a todas las autoridades competentes a conseguir su retorno porque "su deseo es volver" a España. Por su parte, el padre adoptivo de la joven, José Morales, ha manifestado que su familia biológica estaba planeando su "secuestro" desde "hace tiempo". De hecho, su madre adoptiva, María del Carmen de Martos, ha apostillado que "la primera vez" que pudo hablar con su hija tras su retención le dijo que su hermano biológico la había "secuestrado". "Me dijo: sacarme de aquí o yo aquí me muero", ha concluido. Cabe recordar que fue el pasado 5 de diciembre cuando la joven viajó junto a su padre adoptivo a Smara para visitar a su familia biológica. El día antes de su regreso, un grupo de familiares separaron a Maloma Morales de José Morales "contra su voluntad, impidiendo su vuelta a España". Los hechos han sido denunciados tanto ante la Guardia Civil como ante la Subdelegación del Gobierno y la Embajada de Argelia en España. Asimismo, la familia tiene en marcha campañas en redes sociales, entre ellas, la página de Facebook 'Un viaje sin regreso: Libertad ya Maloma'.