Le ha costado más de dos meses comprender que tenía que dar el paso pero finalmente ha renunciado a la representación de la sevillana Hermandad de Pasión, donde oficialmente no le habían exigido la dimisión pero donde se ha recibido con alivio un abandono que por fin desliga el nombre de la hermandad de la denuncia de abusos sexuales por parte de una veintena de mujeres contra Javier Criado. El cofrade y psiquiatra Javier Criado presentaba este martes al Cabildo de la hermandad de Pasión su renuncia irrevocable al cargo de hermano mayor, aunque no sin atribuir su decisión a la "terrible campaña de difamación y acoso" que asegura estar sufriendo injustamente al ser acusado de abusar sexualmente de casi una veintena de sus pacientes. La denuncia aún no está formalizada en los tribunales, pero fue examinada en su día por el Comité Deontológico del Colegio Oficial de Médicos de Sevilla y remitida a la Fiscalía, que el paso 7 de julio abrió diligencias de investigación. Criado, quien niega tales abusos, ha dirigido la hermandad entre los años 1992 y 2000 y de 2008 a la actualidad, informa Europa Press. UN TRATO DEGRADANTE En la denuncia presentada inicialmente ante el Colegio de Médicos de Sevilla, la abogada Inmaculada Torres relataba que, “al menos desde el año 1990″, Criado “estuvo atendiendo al menos a seis mujeres que acudieron a su consulta con graves problemas de depresión”, pero “lejos de realizar un diagnóstico y aplicarles un tratamiento adecuado a su dolencia, como exigen los Estatutos de la Organización Médica Colegial y el Código de Deontología Médica, se aprovechó del estado de las pacientes para fines eminentemente personales”. De este modo, las “sometió a un trato degradante que afectó a la dignidad de ellas como personas, ejerciendo un control absoluto sobre sus actos”, a consecuencia de lo cual algunas de las víctimas “necesitaron tratamiento psiquiátrico y psicológico de otros profesionales, continuando alguna de ellas, a día de hoy, con el mismo tratamiento por las graves secuelas que les dejó, de las que aún se están recuperando”. Criado, según la abogada, “abusó de su condición de médico, de su superioridad y autoridad, para someter” a estas pacientes “a una terapia consistente en hablar de él mismo y, sobre todo, de sexo y de sus prácticas sexuales, llegando a realizar tocamientos impúdicos a sus pacientes, e incluso relaciones sexuales con alguna de ellas, no sólo durante las consultas, sino en su propia casa, alternando con ellas, acompañándolas a bares, a pesar de los problemas con el alcohol que padecían algunas de ellas”. Criado las habría sometido a “innumerables y dolorísimas vejaciones, humillaciones o abusos”, según recogían las víctimas en sendos escritos remitidos también al Vaticano y al vicario general de la Archidiócesis de Sevilla. DENUNCIA JUDICIAL INMINENTE Cuando se difundió la denuncia, Criado lanzó un comunicado de prensa calificando de "falsos de toda falsedad" los hechos, algunos de los cuales, afirmaba, "ya fueron denunciados hace más de diez años e investigados en sede judicial penal, finalizando con pronunciamiento de la Audiencia Provincial de Sevilla acordando, a solicitud del Ministerio Fiscal y de mi defensa, el sobreseimiento de la causa, siendo archivada". El abogado de varias de las víctimas, Manuel Seco, dijo ayer a El Correo de Andalucía que será a lo largo de este mismo mes de septiembre cuando se presente ante los tribunales la denuncia judicial conjunta contra el psquiatra, que firmarán "en principio, sin perjuicio de que después pueda ampliarse, por entre 10 y 15 pacientes, aunque todo va a depender –explicó– de cuántas de esas víctimas tengan culminado el informe psico-social individual que acredita los daños que ha sufrido cada una de ellas y que acompañará a la denuncia".   UNA TERRIBLE CAMPAÑA En el cabildo oficial ordinario celebrado este martes por la hermandad de Pasión, Javier Criado renunciaba leyendo una carta en la que atribuye su decisión a "la terrible campaña de difamación y acoso" que dice sufrir. "He venido y continúo siendo víctima de todo un enjambre de mentiras y falsedades que sobre mi persona, situación y actividades, se están vertiendo en redes sociales y medios de comunicación", lamenta Javier Criado, quien se considera "diana" de unas "difamaciones" ampliadas a su "familia más próxima", en referencia a su esposa y sus hijos. "Tuve incluso que suspender temporalmente la actividad profesional, ya que la puerta de mi casa y consulta estaba con periodistas, micrófonos y cámaras intentando entrevistar a quien entrase o saliese de ella", expone en esta carta recogida por Europa Press el psiquiatra, quien defiende que las acusaciones son "falsas en su totalidad". Y añadía: "No contentos con todo el daño que están haciendo no sólo a mi persona, sino también a cuantos se relacionan conmigo, han emprendido otra feroz campaña contra las autoridades eclesiásticas en base a un supuesto y falso trato de favor por sus, de nuevo, falsas afirmaciones de haber tenido como paciente al máximo pastor de nuestra Archidiócesis, con lo cual se incide de nuevo en insidias, falsedades y difamaciones", aclara Criado.