Cañamero, que fue detenido el pasado 18 de mayo y puesto en libertad el mismo día, ha sido conducido a los juzgados de Utrera (Sevilla), hasta donde sus compañeros del sindicato han anunciado que se van a trasladar para darle apoyo.

En busca y captura
El dirigente del SAT, que estaba en búsqueda y captura, había anunciado que se declaraba "insumiso judicial" y que no tenía intención de acudir a los llamamientos judiciales que tiene pendientes.

No es un “capricho”
Cuando fue puesto en libertad el pasado 18 de mayo, Cañamero dijo: "No voy a acudir a ningún llamamiento" debido a la "represión que sufre el sindicato". Aseguró que su decisión no es un "capricho", sino una actitud de "dignidad" ante el "castigo injusto" que sufre el SAT, "el sindicato con más multas y peticiones de cárcel de toda Europa".

En un cortijo de La Rinconada
"Mi actitud es una actitud pacífica ante la injusticia que se está cometiendo contra el sindicato; por eso no voy al juzgado, me tienen que llevar", apostilló Cañamero, que en la anterior ocasión fue detenido por no comparecer en cuatro ocasiones a los llamamientos que le hizo el juez tras una "acción" sindical en un cortijo de La Rinconada (Sevilla).