Andaluces diario

Díaz y Moreno se lanzan al 'y tú más' e intentan ignorar a Maíllo en el primer debate de campaña

Un debate en directo en la televisión pública autonómica en el que han participado los candidatos de PP, PSOE e IULV a la Junta, y que debería haberse desarrollado a tres bandas, pero en el que los dos primeros, Juan Manuel Moreno Bonilla y Susana Díaz han aprovechado para reprocharse mutuamente los errores, escándalos, incumplimientos programáticos y casos de corrupción que afectan a sus respectivos partidos.

EL IGNORADO TRATADO DE COMERCIO De paso, ambos políticos han marcado desde el principio al otro como su enemigo a abatir y prácticamente han ignorado a Antonio Maíllo, que sí ha sacado a relucir más propuestas concretas, y ha insistido en preguntar a sus adversarios por su postura ante el Tratado de Libre Comercio que Bruselas y Washington negocian con sigilo, y que según IU será "mortal" para el sector agroalimentario andaluz. Ni Díaz ni Moreno han entrado al trapo, y apenas han dado respuesta a las críticas y preguntas del todavía socio de gobierno de los socialistas andaluces, que ha acusado a Díaz de echar a IU de la Junta y convocar elecciones para impedir que formasen una comisión parlamentaria que investigase el caso de los ERE, que salpica de lleno a sus predecesores en el cargo, Manuel Chaves y Juan José Griñán, padrino político de la mujer a la que designó para sustituirle. "Estáis hasta arriba de corrupción los dos", ha esgrimido Maíllo, en un debate que se ha convertido en un mero "pimpampum" entre las dos formaciones, y en el que el sucesor de Diego Valderas ha pedido a Díaz que concretara su propuesta de crear un "ente público de crédito"- sin éxito-, en el que ha defendido la necesidad de ejecutar un plan de regreso para los jóvenes exiliados, y ha abogado por construir un nuevo gobierno sobre la base de la igualdad real, con una Consejería dedicada a luchar por esta meta. La corrupción ha sido uno de los puntos recurrentes del debate, en el que Maíllo ha acusado a Díaz de "taparla", por llevar sobre su espalda una mochila de piedras" fruto de los 33 años de gobierno socialista en la región. "Nadie es perfecto pero hay que ser ejemplar, y ustedes tienen que pedir perdón", espetaba a los candidatos de PSOE y PP. Por su parte, Díaz ha encarado su primera intervención nerviosa, y ha ido mejorando a medida que avanzaba el debate, aunque en ocasiones se ha visto más como una mera candidata y no como la presidenta que de hecho es, tal y como ha recordado en varias ocasiones, aunque únicamente con palabras. LA CULPA ES DE RAJOY Para Díaz, la lectura que hace la oposición es harto negativa, el PSOE es la única alternativa al Partido Popular y la culpa de todos los males la tiene el Gobierno de Rajoy. De hecho, en la mayoría de sus intervenciones ha saltado del escenario andaluz al estatal para dejar el balón en manos del Ejecutivo del PP, algo que Moreno ha intentado evitar. El líder del PP, mucho menos conocido para la opinión pública según los sondeos, se ha mostrado algo más sólido y tranquilo, pero ha mantenido la misma línea que su adversaria y ha centrado en Díaz todos sus ataques y respuestas: de mostrar una foto de la actual presidenta de la Junta con Chaves y Griñán, imputados por el caso de los ERE, a enseñar las imágenes de hospitales públicos andaluces atestados de gente. Propuestas concretas ha habido pocas -como un 'plan renove' para el campo andaluz-, pero han sobrado reproches. "Las lecturas negativas son tópicos de siempre, de quienes no han sentido Andalucía y no han vivido lo que nuestros padres", esgrimía la socialista frente a Moreno, que insistía a Díaz que se ciñera al escenario andaluz: "Yo sé que usted tiene la cabeza en otro sitio", aseguraba, en referencia a las supuestas aspiraciones de Díaz a ser candidata del PSOE en las generales de este año. "No, la tengo sobre los hombros", respondía la presidenta, que ha pasado a responder a todas las acusaciones del candidato del PP señalando a su partido. Seguir leyendo en publico.es.

Hoy destacamos