La presidenta de la Junta y candidata del PSOE-A a las elecciones autonómicas del 22 de marzo, Susana Díaz, ha anunciado este jueves que el próximo martes 3 de marzo el Consejo de Gobierno de la Junta renovará de nuevo "todos los planes de empleo" puestos en marcha por la Administración autonómica para que "no se paren" pese al adelanto electoral. Así lo ha dicho en un acto público en Estepa, municipio sevillano al que se ha desplazado tras visitar Badolatosa y donde ha advertido al PP-A de que le da igual si la llevan ante la Junta Electoral por aprobar esta renovación dos días antes de que comience la campaña de las elecciones del 22 de marzo. Según ha explicado, no va a "perder ni un minuto" y va a estar "gobernando hasta el final", sobre todo, para seguir poniendo en marcha medidas para crear empleo en la comunidad. Es por esa razón por la que ha recordado que antes de que acabe este mes también se aprobará un plan para parados mayores de 45 años, así como un plan de retorno para investigadores andaluces en el extranjero. TIEMPO DE ZANCADILLAS
Además, ha advertido a los 'populares' de que es consciente de que Andalucía ha provocado "un dolor de cabeza permanente" al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por demostrar que se puede gobernar de otra manera y de que, previendo "todas las zancadillas" que le quedan por "aguantar" hasta el próximo 22 de marzo, ya se ha comprado dos cajas de espinilleras. También ha pedido a Rajoy que no sea un presidente "insensible con quienes más lo necesitan" y aproveche el primer fin de semana que vuelva a Andalucía "de excursión", traiga "algo bueno" para la comunidad como sería el anuncio de la bajada de peonadas para poder cobrar el subsidio agrario. "Que al menos venga para algo útil. Ellos no quieren que yo lleve algo bueno allí donde ellos gobiernan, en cambio yo estoy encantada de que él si lo traiga. Que venga con algo bueno en las manos para Andalucía, que es lo no ha hecho en estos tres años pese al esfuerzo tan grande que hemos hecho y han hecho los andaluces para cumplir con el objetivo de déficit", ha ejemplificado la presidenta para criticar que desde el PP-A se diga que el Gobierno "ha regalado 21.000 millones de euros" a la Junta cuando esta va a tener que pagar por ello 980 millones en intereses, como si se lo hubiera prestado un banco. UN TESTIGO INCÓMODO Tras insistir en que Andalucía es un "testigo incómodo" para el PP, ha agradecido que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reconociera  ayer que Andalucía "crece y ha creado más empleo que la media" española pero ha avisado de que "no ha sido gracias a Rajoy sino al esfuerzo de los andaluces y de la Junta". A raíz de estos datos, Díaz se ha mostrado segura de que 2015 "va a ser mejor" que el año pasado pero, eso sí, ha dicho que para eso hay que "reconstruir" todo lo que el "tsunami azul" ha destruido, algo que no es fácil pero por lo que va a seguir luchando. "Estoy empeñada en que las grandes empresas vengan a Andalucía y se cree riqueza, y ese va a seguir siendo mi empeño en 2015". Y todo ello, según ha añadido durante su intervención, "sin desmantelar" los servicios públicos, ni la educación básica ni universitaria, ni la sanidad, sin dejar caer el sistema de atención a la dependencia, sin volver a la "especulación" en la construcción, "dinamizando" el sector agroindustrial de la comunidad y creando condiciones para que se creen nuevos puestos de trabajo de calidad. "PODEMOS CRECER" "Estoy convencida de que aquí podemos crecer y mucho", ha reiterado no sin pedir a los andaluces que le den el apoyo suficiente para conformar un gobierno "fuerte" que dé "estabilidad" a la comunidad y que permita "dar un salto de calidad" en los próximos cuatro años. En esta línea, Díaz ha dicho que ve "fuerza e ilusión" no sólo en el PSOE-A sino en toda Andalucía cuando la recorre y ha asegurado que va a "ganar muy bien, ampliamente", las elecciones del 22 de marzo, por lo que no va a necesitar "de nadie más que de los andaluces" para gobernar porque así lo siente en la calle. "Y además, me siento satisfecha de haber hecho lo que tenía que hacer una buena presidenta cuando ve que la van a maniatar y no va a poder ser libre", ha añadido para referirse, sin citarla, a la formación de Antonio Maíllo, IULV-CA. La presidenta de la Junta, que ha insistido en que se siente "satisfecha y contenta" por haber tomado la decisión de anticipar las elecciones, ha dicho que "ahora la gente tiene que recuperar sus derechos y su nivel adquisitivo por igual" y que, por eso, no pactará ni con el PP-A ni con Podemos sino "con los nueve millones de andaluces que nos miren y sepan adónde vamos". NUEVOS NO TAN NUEVOS "No pactaré con quienes han hecho tanto daño a esta tierra, ni con Rajoy ni con la derecha cruel e insensible, pero ni ahora ni más adelante", ha subrayado para asegurar, a continuación, que tampoco lo harán con Podemos, cuyos representantes quieren "venir de nuevos" pero tienen como referentes al SAT y a la CUT, con Diego Cañamero y Juan Manuel Sánchez Gordillo a la cabeza. "Por eso hay que sacar una amplia mayoría", ha resumido la candidata socialista, que también ha reprochado al PP-A que diga que estas elecciones van a paralizar el crecimiento económico de Andalucía cuando lo que van a dar es "mucha seguridad y estabilidad porque, después de ellas, los andaluces van a tener un gobierno fuerte y sólido al que nadie va a maniatar".