Susana Díaz salió ilesa del plató de La Sexta, donde anoche se sometió a las comprometidas preguntas de un grupo de periodistas que examinó a la líder andaluza si no más veces, sí con más énfasis en clave nacional más en clave propiamente andaluza. De las respuestas de la presidenta en relación al pacto con IU podía leerse entre líneas que los acuerdos no atraviesan su mejor momento: y no porque el pacto como tal esté en peligro inminente, que no lo parecía por sus contestaciones, sino porque las relaciones entre Partido Socialista e IU se han enfriado de manera notoria, sobre todo –interpreta la presidenta socialista– a raíz del ascenso de Alberto Garzón a la cúpula de IU. En relación a Pedro Sánchez la líder de los socialistas andaluces rehuyó cualquier palabra que pudiera interpretarse en clave de diferencias internas, aunque, de nuevo, no rechazó explícitamente concurrir a las primarias de su partido para elegir al futuro candidato a la Moncloa. ¿Será Pedro Sánchez el futuro candidato a presidente del Gobierno por el PSOE?, le preguntaron. Eso tendrán que decidirlo los militantes, contestó. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, dijo que no permitirá el posible referéndum anunciado por IULV-CA entre su militancia en junio para decidir sobre la continuidad del pacto de gobierno del PSOE-A porque si se plantea dicho escenario "decidirán los nueve millones de andaluces". Así se ha expresado durante una entrevista en 'La Sexta Noche', recogida por Europa Press, en la que ha alertado del "punto de inflexión" que ha supuesto en las relaciones con IULV-CA el anuncio de la candidatura de Alberto Garzón para ser candidato a La Moncloa, que se ha traducido en "decisiones que no entiendo como poner fecha de caducidad al gobierno, algo que me parece gravísimo". Tras criticar que Garzón "parece estar más preocupado de la convergencia con Podemos que de poner en valor un gobierno de izquierdas en Andalucía", Díaz ha dicho que si tiene garantizada la estabilidad en el Gobierno andaluz "no decidirán los militantes de un partido ni de otro, sino los nueve millones de andaluces". La presidenta de la Junta, que ha reconocido tener una relación "más fluida" con su vicepresidente, Diego Valderas, u otros dirigentes de IULV-CA como José Luis Centella o José Antonio Castro que con el coordinador general, Antonio Maíllo, también ha criticado que su socio de gobierno "cuestione que firmemos acuerdos con patronal y sindicatos para crear empleo a más velocidad" o que hayan anunciado que pedirán en el Parlamento un "pleno sobre toda la corrupción de España". "Mientras haya lealtad a un gobierno, y eso significa tener estabilidad, apuesto por agotar la legislatura", ha subrayado Susana Díaz, que ha destacado que "a día de hoy tengo la estabilidad", aunque no ha dejado de recordar que "el día antes de aprobar el presupuesto IULV-CA anunció un referéndum y eso no ayuda a la estabilidad". Junto a ello, la secretaria general del PSOE-A ha señalado que no sólo "quiere y pretende", sino que está "convencida" de que tras las próximas elecciones autonómicas podrá "gobernar en solitario, con mayoría o sin mayoría", lo que la obligará a "buscar consensos" y le permitirá hacer "más cosas a más velocidad". MARRUECOS Y EL SÁHARA Sobre el conflicto con su socio en relación al viaje planeado por su vicepresidente Diego Valderas al Sáhara. tras dejar claro que "en absoluto" ha consultado este viaje con el Rey de Marruecos, Mohamed VI, Díaz ha recordado que recibe "cada año a los niños saharauis y a las familias andaluzas que los reciben" y que la Junta "ayuda a los campamentos con un programa humanitario importante", pero ha advertido de que "Marruecos es un aliado estable en una situación muy difícil en el Mediterráneo y tenemos un problema de seguridad de las personas" "¿Qué hace el Gobierno de Andalucía creando un conflicto internacional en algo que además no tiene competencias?", se ha preguntado la presidenta de la Junta, que ha defendido que su posición se basa en el "sentido común" y en "poner la seguridad de las personas por encima de todo". "La Junta es una de las que más ayuda a los campamentos, lo que creo es que la posición de España la tiene que marcar el Gobierno en el seno de la ONU y Andalucía no puede en estos momentos entrar en un conflicto internacional que no nos corresponde y debe tener sensibilidad con el momento que estamos viviendo", ha insistido Díaz.