Sin decirlo expresamente, la presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha vuelto a apostar esta tarde por la moderación socialdemócrata y la voluntad de encarnar una izquierda que no se deje arrastrar por los discursos antisistema. Díaz ha defendido este martes que su partido debe estar en "la centralidad" aunque "no sea lo que más mola en este momento" y ha reclamado a los socialistas que sean "fieles a sus valores" porque es algo que, al final, los ciudadanos "reconocen". "Los ciudadanos te reconocen cuando eres fiel a los intereses de este país, cuando pones a tu tierra por encima de tu partido", ha defendido Díaz en declaraciones a los medios de comunicación a la entrada Consejo de Política Federal que ella preside este martes en Madrid. La dirigente andaluza ha previsto que, con esas premisas, el PSOE volverá a recuperar la confianza de los ciudadanos. A su juicio, de cara a las elecciones de diciembre, el PSOE tiene una "responsabilidad histórica" de dar a España "un proyecto útil y de concordia", que sea capaz de "estimular a los ciudadanos" y que "les reconcilie con su proyecto para España y abrir una nueva etapa". "Si algo consiguieron los dirigentes históricos fue reconciliar a españoles con su pasaporte, ahora debemos ser capaces de estar a la altura", ha defendido Díaz en la intervención inicial con la que ha abierto el Consejo socialista. EN LA MANO, LA DECLARACIÓN DE GRANADA Así, considera que el PSOE debe "reafirmarse en lo que somos" y poner sobre la mesa la hoja de ruta que tiene, la Declaración de Granada, para que "todos se quieran sentir parte de un proyecto que defiende la libertad y la solidaridad", un proyecto "claro y nítido" para "una inmensa mayoría". La presidenta andaluza ha añadido que desde la comunidad autónoma "ayudará a ello". En ese punto, ha defendido una reforma de la Constitución que "responda a un nuevo modelo de convivencia para todos" y --como ha venido advirtiendo-- que sea "para todos, para un nuevo modelo de convivencia" que permita "superar una crisis territorial evidente", "no solo para encajar a Cataluña". Solo de esa forma será posible tener un modelo de país para los próximos "15, 20 ó 25 años", ha previsto. Por otro lado, preguntada por los periodistas sobre el término nación, Díaz ha insistido en rechazar a quien "pretenda usar las palabras para buscar el enfrentamiento". "Claro que determinados territorios tienen realidad nacional, Andalucía entre ellos, pero siempre teniendo claro que es en el marco de una nación indisoluble", ha añadido la presidenta andaluza, que no estará de acuerdo con quien "pretenda ser una nación para ser Estado". RESULTADOS "DIGNOS" DEL PSC Ante sus compañeros del Consejo de Política Federal, Díaz ha comenzado haciendo análisis de los resultados del domingo y ha dicho que, si bien no han sido como en otras ocasiones, pueden considerarse "dignos" y "permiten mirar al horizonte" sabiendo que "más temprano que tarde volveremos a recuperar la confianza que tuvimos en otro momento". La dirigente andaluza ha reiterado que considera que el "único responsable" del "rupturismo" territorial de Cataluña es el presidente de la Generalitat, Artur Mas, pero ha criticado el "inmovilismo" de un presidente del Gobierno central "que no ha estado a la altura". Centrándose en él, ha rechazado su "aventurismo" e "irresponsabilidad" y que se haya "aprovechado de su condición" de presidente de la Generalitat para "romper la convivencia entre los ciudadanos"; mientras que con respecto al PP ha afeado el "inmovilismo que no ha conseguido nada más que abrir una brecha entre los ciudadanos". Díaz también se ha referido a la decisión del TSJC de imputar a Mas por la consulta del 9N y, tras señalar que es "muy respetuosa con las resoluciones judiciales", ha advertido de que "nadie se puede saltar la ley y actuar al margen de ella". En esa línea, ha defendido que la solución a la crisis territorial "tiene que estar en la política" y ha pedido a los responsables políticos que "sean capaces de estar a la altura del momento". RAJOY, SESTEANDO Y ESPERANDO QUE EL TIEMPO PASE De ese modo, con respecto a Rajoy, ha defendido que no se puede esperar a que siga "sesteando" y "fumando un puro esperando a que el tiempo pase", que no puede concebirse el tiempo que falta hasta las elecciones como perdido o "de descuento" y le ha reprochado que ya esté "esperando al pitido final". "Si ha tenido tiempo de hacer unos presupuestos que no le correspondían y dejar maniatado al Gobierno que venga, tiene que tener tiempo para seguir trabajando", ha advertido Díaz que, al hilo de ello ha vuelto a pedir a Rajoy que convoque la Conferencia de Presidentes en la que todos los territorios de España puedan aportar y debatir sobre su modelo de convivencia. "Tiene que tener tiempo para ponerse al frente", ha reivindicado. En esa línea, ha concluido insistiendo en que el PSOE tiene que seguir ocupando la centralidad y "garantizando un proyecto para la inmensa mayoría del país". "Vamos a ser capaces de hacerlo ganando las próximas elecciones", ha animado.