La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha apostado por convertir a Andalucía en una "tierra de confianza para que se invierta y se cree empleo" y, en ese sentido, ha destacado que "el tejido empresarial sabe que va a tener un aliado en el Gobierno andaluz".

"La posible recuperación"
"Tenemos que hacer de la posible recuperación económica una oportunidad", ha indicado Susana Díaz en una entrevista concedida a la cadena COPE, en la que ha apuntado su voluntad de ganar confianza para que vengan a "invertir los empresarios españoles" y también "las entidades financieras apuesten por Andalucía". A su juicio, "Andalucía tiene que ser una tierra de oportunidad", una comunidad que, según su presidenta, dispone ya de "buenos servicios públicos e infraestructuras" y ahora tiene que "convertir el talento en empleo".

Impulso de los jóvenes
Díaz ha alertado respecto a la "tasa de desempleo juvenil altísima" y ha manifestado que "Andalucía, para salir de la crisis, necesita de ese conocimiento y de ese talento", ya que la comunidad "tiene un tejido industrial débil y, si los jóvenes se marchan, eso dificulta la competitividad". La presidenta de la Junta ha adelantado, en ese sentido, que el convenio que va a firmar con el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, facilitará becas de jóvenes en empresas, así como la investigación en enfermedades raras y la posibilidad de cerrar un crédito, una vez que el Gobierno central lo autorice, de 300 millones para contribuir a la liquidez de la comunidad.

"Momento de hacer mejor las cosas"
"Es un momento de reconvertir, de redefinir, de hacer mejor cosas que hasta ahora no hemos hecho bien", ha dicho Díaz, que ha considerado necesario "cambiar el modelo productivo, porque hemos hecho en 30 años muchísimas cosas, pero no todo funciona y, entre otras cosas, tenemos una tasa de paro superior a la media de España". Para llevar a cabo todo este trabajo, "Andalucía necesita estabilidad y tiempo para crecer y generar empleo" y, por ello, "Andalucía no necesita un adelanto electoral".

Modelo territorial
En cuanto al futuro del modelo territorial, la presidenta de la Junta ha dejado claro que "Andalucía tiene voz y la va a ejercer para armonizar en España", de tal forma que "va a contribuir para que todos nos sigamos sintiendo cómodos en España". Susana Díaz ha asegurado creer en un modelo de Estado federal "que sea capaz de entender el principio de subsidiariedad, en el que las instituciones respondan a cómo se gestionan mejor las competencias de cara al ciudadano y que, al mismo tiempo, podamos reconocer que hay comunidades autónomas que tienen unas singularidades y otras, otros". Ha rechazado, sin embargo, un federalismo asimétrico que suponga "agravios ni privilegios". "Es el momento, es un reto y tenemos que estar a la altura como otros lo estuvieron en 1978", ha explicado Díaz, que ha puesto como ejemplo el modelo federal alemán. Para la presidenta de la Junta, "tenemos un problema territorial de construcción del Estado", en un momento en el que "las comunidades han dado de sí todo lo que podían" y se trata de "renovar" los pactos que alumbraron la Constitución de 1978, "reconociendo las singularidades y la igualdad". Díaz ha insistido en que Andalucía "va a ayudar" en este momento histórico, pero ha reclamado un "Gobierno valiente" que propicie una reforma de la Constitución que refuerce que "muchos ciudadanos se encuentren con ese elemento común que se llama España y que tiene mucho futuro".

Reunión con Artur Mas
Dentro de este debate, la presidenta andaluza ha adelantado que le trasladará a su homólogo de Cataluña, Artur Mas, que "España necesita a Cataluña igual que Cataluña necesita España" por lo que es el momento de "ponerle freno a la deriva" soberanista que "no es bueno". La presidenta de la Junta ha recordado que acudirá a Cataluña pensando tanto en los 1,1 millones de catalanes de origen andaluz como en los 8 millones de ciudadanos de la comunidad que tienen que decir en el futuro del modelo territorial, y con el convencimiento de la necesidad de "diálogo, entendimiento y canalización de las demandas a través de la reforma de la Constitución" y en pie de "igualdad".