La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha afirmado hoy que el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha “desentendido” de Andalucía en lo que respecta a las políticas de empleo, y no quiere “darse cuenta” de que esta comunidad también forma parte de España.

Sin ningún “reproche” del PP-A
“Se equivoca si cree que con su negativa a apoyar un plan extraordinario de empleo castiga a la Junta, está castigando a los andaluces”, ha advertido Díaz, que ha asegurado que “con su apoyo o sin él, el Gobierno andaluz seguirá trabajando de una manera inequívoca por la creación de empleo”. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha criticado este jueves ante el Pleno del Parlamento el rechazo del Gobierno central a un plan extraordinario de empleo para Andalucía, sin que se haya producido un “reproche” del PP-A.

Compromiso incumplido
En la sesión de control al Ejecutivo del Pleno del Parlamento, Díaz ha lamentado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no haya atendido el compromiso que adquirió con ella en la reunión que mantuvieron el pasado mes de octubre de atender las demandas de Andalucía en materia de empleo, después de que el PP rechazara ayer en el Congreso de los Diputados una enmienda del PSOE para que se dotara a esta comunidad de un plan extraordinario de empleo, como ya tienen Extremadura o Canarias.

“El Gobierno central se ha desentendido de Andalucía”
Díaz ha indicado que Rajoy asumió en la reunión que mantuvieron el “compromiso de atender, escuchar y de estudiar” lo que ella le estaba planteando en materia de empleo y, sin embargo, la respuesta ha sido “la negativa en el día de ayer” en el Congreso de los Diputados a ese plan extraordinario. “El Gobierno central se ha desentendido de Andalucía y no quiere darse cuenta de que nosotros también formamos parte de España”, según ha indicado la presidenta andaluza, quien ha querido dejar claro que con el apoyo del Ejecutivo nacional o sin él, la Junta va a seguir apostando por el empleo y por que esta sea una tierra de confianza y de oportunidades, “cerrando la brecha de la desigualdad que se está abriendo en el resto de España”. Ha señalado que, sin duda, el principal problema de Andalucía es el desempleo, de manera que su Gobierno ha decidido “actuar” para afrontarlo, frente a un Ejecutivo de la Nación “que ha abandonado ya el sendero del crecimiento económico y de la creación empleo y se ha entregado a los recortes que solo provocan ruina económica y social”.

“Se equivoca”
La presidenta ha advertido de que si el Gobierno central cree que con esa “negativa” a un plan extraordinario de empleo en Andalucía castiga al Gobierno de izquierdas de esta comunidad, “se equivoca”, y ha dicho que solo está perjudicando a esos miles de hombres y mujeres que quieren trabajar y que necesitan de la cooperación entre las instituciones. Susana Díaz ha señalado que en el presupuesto de la comunidad para 2014 hay una apuesta “inequívoca” por la creación de empleo, como se evidencia en la continuación del plan de choque, con una dotación de 200 millones. Ha señalado que los jóvenes y las mujeres necesitan de una especial protección del Gobierno andaluz porque son de los sectores más vulnerables en esta situación de desempleo.

Una política “suicida”
Por su parte, portavoz parlamentario de IULV-CA, José Antonio Castro, ha manifestado que el Gobierno de España ha adoptado con los Presupuestos Generales del Estado (PGE) una política “suicida con respecto al mercado de trabajo”, llegando incluso a predecir que el empleo caerá un 0,2 por ciento en el próximo año. Ha apuntado que ni los últimos presupuestos ni las reformas laborales han surtido efecto positivo en el empleo. De hecho, según ha agregado, la última reforma laboral solo ha servido para producir un descenso de los salarios y no para crear empleo, cuando ese debe ser el principal objetivo. Castro ha indicado que la “desidia” del Gobierno central en materia de creación de empleo contratas con lo reflejado en los presupuestos de Andalucía para 2014, donde aumenta en un 2,8 por ciento la cuantía para las políticas de empleo, recogiéndose un plan nuevo de choque, dotado con 200 millones de euros. Sin embargo, según Castro, se necesita ayuda y que se complementen esos fondos desde el Gobierno de la Nación, que tiene que abandonar de una vez el “desprecio” hacia esta tierra. Ha abogado por dar cuenta de los resultados de los planes que se pongan en marcha en la comunidad.