La mujer tenía 47 años y murió ayer presuntamente a manos de su propio hijo adolescente de 17 años, detenido anoche por la Guardia Civil la localidad cordobesa de Montilla. La alerta la dio un vecino de la vivienda donde ocurrieron los hechos, situada a las afueras del pueblo y cerca de la carretera que conecta Montilla con Nueva Carteya.

Según publica el digital Cordópolis, la víctima podría llevar muerta varias horas, al menos desde el jueves por la mañana. Los primeros indicios apuntan a una muerte violenta ya que la víctima presentaba numerosos golpes. Al parecer, el propio adolescente reconoció los hechos ante los agentes que le detuvieron, pero también habría implicado en el crimen a un hermano suyo, al que la Guardia civil está ya buscando.

El cadáver fue trasladado de madrugada hasta el instituto anatómico forense de Córdoba, donde durante la jornada de hoy se le practicará la correspondiente autopsia.

Según recoge el digital cordobés de referencia, la Guardia Civil investiga también la publicación de varios comentarios que el presunto parricida realizó a través de su perfil en Twitter. “Tus días están contados”, escribió el joven el pasado 17 de noviembre. Ese mismo día, expuso públicamente otro tuit: “Morirás como viviste; mala persona y egoísta. No se hacen perrerías a quien te lo da todo”. A última hora de la noche ese mismo día, publicó en la red: “Si alguien muere no es mi culpa, es de aquellos que se empeñan en apoyar algo sin razón e inmoral”.